_
_
_
_
_
comer y beber
Opinión
Texto en el que el autor aboga por ideas y saca conclusiones basadas en su interpretación de hechos y datos

Restaurantes efímeros

Los restaurantes móviles y efímeros, la tendencia gastronómica denominada pop up, ya se ha convertido en un atractivo estable en Madrid

Rosa Rivas
Arroz seco de Kiko Moya, en The Table by L'escaleta.
Arroz seco de Kiko Moya, en The Table by L'escaleta.

Los restaurantes móviles y efímeros, la tendencia gastronómica denominada pop up, ya se ha convertido en un atractivo estable en Madrid. Cada vez son más las tentaciones.

El mercado de comida callejera MadrEat vuelve el próximo fin de semana (del viernes 13 al al domingo 15 de febrero) a la zona de Azca, con el espacio cada vez más poblado de food trucks o furgonetas adaptadas como pequeños restaurantes o barras de bar. Y el menú de especialidades es tan ambicioso como todos aquellos embarcados en un concepto que, una vez que se libere la normativa, podrá circular libremente por la ciudad y sus barrios.

Desde una vermutería o una vinoteca a puestos de quesos, tapas japonesas, comida casera contemporánea, propuestas vegetales, hamburguesas de alta gama, salchichas, pasteles y tartas… Platos de cuchara o para comer con los dedos. En plato o en cucurucho… Recetas simples y transgresoras de distintas culturas gastronómicas. Cocineros jóvenes y veteranos, nuevos emprendedores y figuras en poder de estrellas Michelin optan por la comida informal, para todos los públicos.

Otra iniciativa pop up aunque no en la calle, sino en interior, es The Table, en el hotel boutique y spa Urso. The Table by es un restaurante de restaurantes, donde cada mes un cocinero destacado trae las delicias que ofrece en su región. Tras el estreno con los gallegos de Abastos 2.0 y las posteriores citas con Jesús Sánchez con su cántabro Cenador de Amós, y el bilbaino Fernando Canales y sus platos de Etxanobe, llega estos días (hasta el 1 de marzo) el alicantino Kiko Moya, uno de los emergentes de la cocina española contemporánea desde su restaurante L’escaleta de Cocentaina.

El chef de L’escaleta ofrece dos menús, uno corto (a 50 euros) y otro largo (a 70). Su interesante cocina mediterránea incluye platos como turrón salado de Alicante; anguila ahumada, pilpil, endivia asada y vinagre de algarrobas; pastisset de boniato, ternera y trufa negra; presa ibérica ahumada con cenizas de cebolla o un arroz seco de caza, bacalao o anguila y pata.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Rosa Rivas
Periodista vinculada a EL PAÍS desde 1981. Premio Nacional de Gastronomía 2010. Licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense. Master en Periodismo Audiovisual por Boston University gracias a una Beca Fulbright. Autora del libro 'Felicidad. Carme Ruscalleda'. Ha colaborado con RTVE, Canal +, CBS Boston y FoolMagazine.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_