Planes de la semana

'El largo viaje del día hacia la noche', de O'Neill, puede verse en Sevilla y Torremolinos revive los 50 con Rockin’ Race Jamboree

Vicky Peña y Mario Gas en un momento de la obra que puede verse en el Teatro Lope de Vega de Sevilla.
Vicky Peña y Mario Gas en un momento de la obra que puede verse en el Teatro Lope de Vega de Sevilla.antonio castro

SEVILLA

O'Neill y sus historias tremendamente reales

La vida de Eugene O'Neill, el dramaturgo estadounidense que obtuvo el Premio Nobel de Literatura y nada menos que cuatro premios Pulitzer, se parece bastante a la de James Tyrone, su personaje de la obra El largo viaje del día hacia la noche, que puede verse en el Teatro Lope de Vega de Sevilla hasta el domingo 1 de febrero. Relaciones tortuosas de sus padres y hermanos que luego el escritor reprodujo en su propia familia. Problemas con el alcohol, las drogas, suicidios... Una tormenta emocional que no deja a nadie impasible, especialmente en la versión de Borja Ortiz de Gondra que dirige Juan José Afonso.

El montaje cuenta con dos protagonistas de primera: Mario Gas y Vicky Peña, que dan vida a los Tyrone. Sus hijos están intepretados por Alberto Iglesias y Juan Díaz; y el elenco lo completa la criada, a quien da vida María Miguel.

"Deseamos contar esta historia porque creemos que nadie como O’Neill ha sabido relatarnos a partir de su mundo más íntimo y personal los grandes enigmas del ser humano y su relación con el mundo. Partiendo de un reencuentro familiar y en el transcurso de un anodino día de verano hasta la caída de la noche, O’Neill nos termina enfrentando a grandes retos de nuestra existencia. Y eso es lo que hace de esta obra un clásico universal", escribe el director del montaje.

En opinión del autor de esta versión, O’Neill quiso reflejar una familia americana de profundas raíces irlandesas, "pero la pintura resultante fue universal: un microcosmos en el que, extrañamente, la compasión y el amor parecen abrirse paso entre las tinieblas para ofrecer un precario equilibrio".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

La historia transcurre un día de agosto de 1912 en casa de James Tyrone, célebre actor de teatro, rodeado de su esposa y sus dos hijos. Lo que comienza como una plácida jornada de verano en la casa junto al mar irá convirtiéndose en un combate en el que afloran los demonios familiares.

“Siempre nos hemos querido y siempre nos querremos. Más vale que recordemos eso y no tratemos de remediar las cosas que no tienen remedio, las cosas que nos ha hecho la vida y que no podemos explicar ni disculpar”, dice Mary, la madre, a modo de resumen.

Una de las obras de la muestra de Pablo Sycet.
Una de las obras de la muestra de Pablo Sycet.

HUELVA

Pablo Sycet investiga la geografía del amor

El artista plástico Pablo Sycet se zambulle, sin salvavidas, en el mundo de los sentimientos en la muestra Geografía del amor doliente, que podrá verse en la Casa Colón de Huelva hasta el 12 de febrero. La exposición reúne una selección de pinturas recientes de Pablo Sycet (Gibraleón, Huelva, 1953) en torno al martirio de San Sebastián y al cuerpo como territorio simbólico.

"Nunca había tratado el tema de San Sebastián pero, hace dos años, coincidieron como un milagroso desafío la invitación para participar en una colectiva sobre el tema y la presentación en el Museo del Prado de una selección de los tesoros del Hermitage que incluía el San Sebastián de Tiziano", explica el artista, quien ya ha presentado la muestra en Madrid y, a finales del pasado año, en la galería Rafael Ortiz en Sevilla.

Las obras establecen un diálogo entre fotografía y pintura basado en relaciones analógicas. "Sycet establece un juego metafórico cargado de intenciones que van más allá de lo formal, y que basculan entre lo social y lo político: a partir de la figura del mártir el pintor interrelaciona elementos para conseguir asociaciones o contraposiciones. Se trata de imágenes de “viajes interiores y exteriores (..) que sólo conducen a un mismo lugar: la melancolía”, según apunta el ensayista Julio Pérez Manzanares en el texto del catálogo, que se completa con una recreación literaria de Eduardo Mendicutti sobre esta geografía del amor doliente.

JAÉN

La historia desde la óptica femenina

Dice la pintora jiennense Teresa Ortega que la historia se ha contado siempre desde la óptica masculina. Las actitudes discriminatorias contra las mujeres y sus producciones de trabajo, tanto en las artes plásticas, en la literatura, en la música, en la poesía, en la ciencia y en otros muchos ámbitos han hecho que tuvieran que adoptar estrategias diversas como las de ocultarse con frecuencia tras un nombre de varón o la de limitar su actividad al ámbito privado, quedando fuera de los circuitos públicos. Y aunque en muchos casos la sociedad de su tiempo les reconoció su trabajo, los prejuicios existentes de la época que les tocó vivir y la de los siglos o décadas posteriores las relegaron al silencio.

Obra de Carmen Borrero, que forma parte de la muestra.
Obra de Carmen Borrero, que forma parte de la muestra.

Reinterpretemos la historia. El aporte de las mujeres a la misma es el título de la exposición que puede contemplarse hasta el 28 de febrero en el Museo Provincial de Jaén y que sintetiza el trabajo de 40 artistas plásticas jiennenses con la intención de visibilizar el trabajo de grandes mujeres que han quedado relegadas por los hombres en la historia. Las obras recrean a personajes como Clara Campoamor, una de las principales precursoras del feminismo en España; Hellen Keller, autora, activista y oradora estadounidense sorda y ciega; la escritora Gloria Fuertes; la cineasta Pilar Miró; o la joven activista Malala Yousafzai.

Bajo la coordinación técnica de la artista Teresa Ortega, que participa con un homenaje a la docente Carmen Murillo, en la muestra participan una treintena de mujeres, cada una con su particular visión y concepción del arte. Tienen cabida todos los estilos, óleos, grafitos, acuarelas, videocreaciones y hasta una instalación, como la que presenta Juana Bueno con una gran araña tejida en homenaje a la artista Louise Bourgeois. Otra de las participantes, Carmen Borrero, homenajea a Clara Campoamor; María Molina hace lo mismo con la activista Malana Yousafzai; Cristina Palma recrea a la bioquímica Margarita Salas; o la aproximación de Maribel Extremera a Chanel.

Las artistas que participan en esta muestra utilizan el lenguaje de las artes plásticas, con la convicción de que es un magnífico instrumento para la reflexión sobre este y cualquier otro tema. Cuadros de todos los estilos y temáticas, pero con un denominador común. Una exposición que llega en la antesala del Día Internacional de las Mujeres.— Ginés Donaire

MÁLAGA

Torremolinos revive los años 50

Tupés, camisas con grande picos y cazadoras de cuero, para ellos. Peinados con onda, faldas de tubo, cintura estrecha y labios rojos al más puro estilo de las chicas pin-up de los años 50, para ellas. Torremolinos regresa al pasado gracias a la 21ª edición del Rockin’ Race Jamboree, que se celebra del viernes 5 al domingo 7 en el Palacio de Congresos y Exposiciones.

Eddy Clearwater.
Eddy Clearwater.

Más de 2.000 personas, según cálculos de la organización, disfrutarán estos tres días de la música retro-americana que traerán las 26 bandas de ocho países que integran el cartel de esta cita musical por la que ya han pasado en estas dos décadas más de 330 artistas, entre ellos grandes figuras como Wanda Jackson, The Bill Haley’s Comets, Sleepy Labeef, Howlin’ Pelle, Big Jay McNeely o Young Jessie.

Los cabezas de cartel de esta edición son tres veteranos, pioneros del rock y el rhythm & blues de los años 50 y 60, que permanecen en activo más de cinco décadas después. Se trata de los estadounidenses Chris Montez, que por primera vez actúa en España; Roddy Jackson —autor de She said yeah, que pocos años después se convertiría en tema recurrente para gente como The Rolling Stones o The Animals—; y Eddy Clearwater, uno de los pesos pesados del blues de Chicago desde los años 50.

Montez es uno de los pioneros del rock latino y alcanzó el éxito a principios de la década de los años 60 con su tema Let´s dance. En 1963, Montez debutó en Europa, en un concierto en Liverpool, y para esa ocasión tuvo como teloneros a The Beatles, que todavía no habían saltado a la fama.

A ellos se suman bandas y solistas como el británico Paul Ansell’s Number Nine, considerado como uno de los artistas punteros de la actual escena rockabilly inglesa; el guitarrista norteamericano Deke Dikerson & The Ecco-Fonics, otro de los artistas más reputados de la escena rockabilly internacional; los The Outta Sites, liderados por Chris Sugarballs Sprague, y la holandesa Miss Mary and The Ragtime Wranglers, una de las mejores voces femeninas del género.— Sergio Mellado

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS