Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vehículos con cámara buscan coches sin tique de aparcar para multarlos

Detectan de forma automática por la matrícula si no se ha pagado el parquímetro

Una controladora en la zona de estacionamiento regulado junto al parque de El Retiro, en julio de 2013. Ampliar foto
Una controladora en la zona de estacionamiento regulado junto al parque de El Retiro, en julio de 2013.

Cinco coches recorren desde hace días las calles de la capital con dos cajas adosadas al techo con cámaras en su interior, enfocando hacia los laterales de la calzada en ambos sentidos de la marcha. Forman parte del Servicio de Estacionamiento Regulado del Ayuntamiento de Madrid, y su misión es detectar y multar a los vehículos aparcados en la calle que no hayan abonado la tasa correspondiente en el parquímetro.

Si el conductor está abonando la tasa o de camino, el operador no tramita la sanción

Hay dos de estos coches circulando por la mitad noreste de la ciudad (en los distritos de Fuencarral, Tetuán, Hortaleza, San Blas, Ciudad Lineal, San Blas, Chamartín, Moratalaz, Vicálvaro y parte de Moncloa y Chamberí), y otros tres en la mitad suroeste (Centro, Carabanchel, Latina, Salamanca, Retiro, Arganzuela, Usera, Villaverde, Villa de Vallecas, Puente de Vallecas y la otra parte de Moncloa y Chamberí). Pero son sólo la avanzadilla, puesto que este sistema funciona aún en pruebas.

Según fuentes municipales, su objetivo es “ayudar a los controladores”, que son los que tramitan la sanción en última instancia.

Uno de los nuevos vehículos de control automático de las infracciones del estacionamiento regulado. ampliar foto
Uno de los nuevos vehículos de control automático de las infracciones del estacionamiento regulado.

Los vehículos patrullan por la calle, escaneando las matrículas de los coches aparcados en las plazas verdes y azules del estacionamiento regulado. La información recabada se traslada automáticamente al sistema informático centralizado, que da la voz de alarma en caso de que el propietario de un vehículo no haya abonado la tasa en el parquímetro correspondiente. En todo caso, también se avisa al empleado del servicio más cercano a través de su tableta para que se dirija a multar al coche. Así, si la infracción detectada se debiera a que el conductor está pagando aún en el parquímetro o de camino, no se le multa.

Este sistema es posible gracias al cambio introducido el pasado mes de julio en el servicio municipal de estacionamiento regulado.

El Ayuntamiento licitó un nuevo contrato de movilidad por 884 millones de euros y un periodo de 12 años que incluía la renovación de todos los parquímetros de la ciudad. La gestión del servicio de estacionamiento regulado correspondió a dos uniones temporales de empresas lideradas por Sacyr, el Grupo Vinci y Empark.

Los nuevos parquímetros obligan a introducir la matrícula del vehículo estacionado. Eso ha permitido al Ayuntamiento penalizar en las tarifas a los coches más contaminantes —los de gasolina de más de 15 años y los diésel de más de 10 años— y premiar a los más limpios—híbridos y motores de gasolina de menos de nueve años; los eléctricos no pagan—.

Sólo con introducir la matrícula en el aparato, el sistema ya sabe el tipo y antigüedad del vehículo (los datos personales del usuario son secretos). Además, el sistema también bonifica o penaliza según si la zona está muy saturada o hay huecos disponibles.

Todo con el objetivo de incentivar el transporte público y luchar contra la contaminación provocada por los motores diésel, un baremo en el que Madrid incumple la normativa de la Unión Europea. El contrato de movilidad incluía la puesta en marcha del servicio de alquiler público de bicicletas.

El último informe de movilidad en Madrid, de 2013, muestra que el uso de la bicicleta creció un 16% (aún no estaba en marcha el alquiler público) mientras que tráfico caía un 4%. El estacionamiento en la almendra central bajó un 6%, pero los parquímetros siguen a pleno rendimiento (88% de plazas ocupadas de media) “debido al incremento del tiempo medio de aparcamiento”.

En Madrid hay alrededor de 170.000 plazas de estacionamiento regulado; tres de cada cuatro son para residentes (verdes).

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram