Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mas lanza un ultimátum electoral a Esquerra Republicana

El ‘president’ acusa a los independentistas de mentalidad “regional”

En un duro SMS, el líder CiU insta a Junqueras a que no “tergiverse” su propuesta de pacto

El presidente Artur Mas recibe a Oriol Junqueras en una imagen de archivo.
El presidente Artur Mas recibe a Oriol Junqueras en una imagen de archivo. Albert Garcia

Artur Mas lanzó ayer una ofensiva en toda regla contra Esquerra Republicana para lograr que se avenga a aceptar su plan para desencallar el proceso soberanista y anticipar las elecciones autonómicas. Harto de no poder doblegar a Oriol Junqueras, que se niega en redondo a integrarse en una lista con CiU, el presidente catalán culpó a los independentistas de las “incertidumbres” del proceso, de actuar con mentalidad “autonómica o regional” y de dar la sensación de que disputan las “migajas” de un poder autonómico en “regresión”. Mas realizó esa furibunda crítica justo antes de difundir, a través de TV3, una carta que envió el jueves a Junqueras en la que detalla tres vías de solución.

El documento, que lleva por título Síntesis de las propuestas para encarar la recta final del proceso de transición nacional tras el 9-N, describe tres salidas. La primera es la que Mas anunció en una conferencia tras el 9-N en la que todos los partidos soberanistas irían en una única candidatura en unas elecciones antes de las municipales de mayo. La segunda, que los grupos del Parlament elaboren un borrador de Constitución catalana para incorporarlo a a sus respectivos programas electorales; y la tercera es la que sugirieron los colectivos sociales soberanistas en una reunión el 27 de diciembre: que CiU y ERC concurran por separado y que los independientes se adhieran solo a la lista liderada por Mas. Las dos últimas no fijan la fecha electoral y, aunque la omisión no es gratuita, se supone que se celebrarían en 2015. Es una de las bazas que Mas se reserva en la negociación.

Esquerra pide votar en marzo

CLARA GIL

La secretaria general de Esquerra, Marta Rovira, avanzó que su partido está dispuesto a llegar a un acuerdo para desatascar el proceso soberanista que permita celebrar elecciones en marzo. La fórmula para acercar posiciones entre CiU y ERC pasaría por listas separadas y transversales. Una estaría presidida por Mas, aglutinando a representantes de la sociedad civil, y otra la encabezaría Esquerra. Los republicanos, no obstante, no renuncian a integrar a independientes en su lista, una de las condiciones que veta Mas en su propuesta. “Celebramos la decisión de Mas de liderar su lista propia con representantes de la sociedad civil pero”, avisó Rovira, “debe permitirse que los independientes elijan libremente en qué lista quieren integrarse”. La diputada pidió a Mas, que les ha emplazado a un nuevo encuentro la próxima semana, que no aplace más los comicios: “Es urgente: hay que saber lo que los catalanes quieren”.

En las tensas negociaciones, Mas ha gozado de la complicidad de la Asamblea Nacional Catalana, de Òmnium Cultural y de la Asociación de Municipios por la Independencia, con cuyos portavoces se reunió el jueves, esta vez sin Junqueras. Carme Forcadell, líder de la ANC, se entrevistó ayer con miembros de ERC y CiU. El secretariado de la ANC decidirá hoy en un encuentro en Girona su estrategia a seguir.

La agresiva estrategia del presidente catalán enojó profundamente a los republicanos, atónitos ante los ataques de su exsocio y de que se permita exigir captar para sí a todos los independientes. La presión de CiU obedece a que debe de actuar contrarreloj: la semana del 19 de enero se votan los Presupuestos en comisión y necesita el voto de Esquerra para que prosperen. Sin su apoyo, las cuentas no se aprobarán y Mas tendrá casi imposible gobernar (está en minoría) a no ser que las prorrogue y camine sobre el alambre. La comisión sobre el caso Pujol sigue su curso y, además, está previsto que el expresidente, su mujer y tres de sus hijos declaren ante el juez el día 27 de enero.

Esquerra encajó con estupor la maniobra de Mas y ratificó la idea que Junqueras hizo el miércoles: que están cerca de la tercera propuesta, esto es, que concurran por separado pero sin renunciar a los independientes. Otro elemento crucial les distancia: la fecha electoral. ERC quiere los comicios en marzo y CiU no aclara el calendario. Sin embargo, Marta Rovira, número dos republicana, dio anoche por “encarrilado” el pacto. Este mensaje enfureció al Gobierno que, poco después, aclaró que ERC no se había movido “un milímetro”. Es más: el president, en otro gesto insólito, difundió un  duro y largo SMS que envió a Junqueras en el que le hacía estos reproches: ‘Quieres imponer tu modelo de listas separadas tergiversando la propuesta de la sociedad civil (...) Aún estamos a tiempo. Solo depende de vosotros’.

El folletín revela que la relación de los dos exsocios se envenena a diario. En la carta difundida ayer, Mas recordó que ha cumplido 67 de las 89 medidas del pacto que firmó con ERC en 2012. Y recuerda que la querella por el 9-N ha recaído sobre él y dos de sus dos consejeras. “Y, pese a ello, el Gobierno se encuentra más débil y precario”, reza la carta. El líder de Unió, Josep Antoni Duran Lleida, acusó a ERC de erosionar al Ejecutivo al puro estilo de José María Aznar, parafraseando el “Váyase, señor González”. Gerard Gómez del Moral, portavoz de las Juventudes de ERC, deslizó esta reflexión en las redes sociales: “Los que no querían ir a la manifestación de 2012 en favor de la independencia y que tienen a Duran como representante en Madrid, nos acusan de autonomistas. Creo que ya lo he visto todo”.

Mas lanza un ultimátum electoral
a Esquerra Republicana

Más información