Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Urkullu y Mas harán frente juntos al proceso recentralizador de Rajoy

Los mandatarios vasco y catalán se reúnen en Vitoria antes de asistir al palco para presenciar el Euskadi-Cataluña de fútbol

Íñigo Urkullu y Artur Mas anunciaron el domingo que van a formar un frente común contra la “creciente recentralización” que, a juicio de ambos, el Gobierno de Mariano Rajoy está desplegando con la finalidad de dificultar que Euskadi y Cataluña consigan mayores cotas de autogobierno. En la reunión que ambos líderes autonómicos celebraron en Vitoria, también expresaron preocupación por la irrupción de Podemos en el panorama político y la amenaza que esa formación supone para conservar la hegemonía nacionalista existente en ambas comunidades autónomas.

El lehendakari y su homólogo catalán mantuvieron un encuentro en la residencia oficial del primero durante aproximadamente una hora y media. No hubo declaraciones de ninguno de los responsables institucionales. El Gobierno Vasco informó a través de un comunicado de que en la “reunión de trabajo” entre Urkullu y Mas se abordó la situación económica y política de ambas comunidades autónomas, así como la “crisis institucional del modelo de Estado” que, según ambos, “se está agravando” en España.

Los mandatarios intercambiaron impresiones sobre la reivindicación de un “nuevo condición político” para el País Vasco y sobre la marcha del proceso catalán tras el desafío soberanista que lideró la Generalitat con la celebración de la consulta el pasado 9 de noviembre, aunque no trascendió nada acerca de los planes que tiene Mas a corto plazo, ni sobre un posible adelanto electoral en Cataluña. Constataron, eso sí, que “ambos modelos y procedimientos son propios en cada caso”, aunque mostraron su preocupación por “la estrategia de creciente recentralización” del Gobierno de Rajoy, a quien acusaron de estar “rompiendo unilateralmente los consensos políticos básicos que se habían alcanzado hace tres décadas”.

Por ello, acordaron “trabajar de forma conjunta” para defender los “procesos políticos” que estas dos comunidades autónomas han puesto en marcha para “adecuar su posición político”.

Es la misma conclusión a la que llegaron en la anterior reunión, celebrada en mayo pasado de forma aún más discreta —no se anunció su celebración y se informó de la misma dos días después— cuando Cataluña se encontraba en plena ofensiva independentista. Entonces, Urkullu y Mas también constataron las “dificultades de avanzar en el autogobierno” por la “estrategia de recentralización que se está imponiendo desde el Gobierno español”, decía el comunicado del Ejecutivo vasco.

Además de autogobierno, los mandatarios abordaron las consecuencias que está deparando la llegada de Podemos a la vida política en Euskadi y Cataluña. Las últimas encuestas oficiales sitúan a este partido como segunda fuerza en el País Vasco, a un solo escaño del PNV, y pronostican una pérdida de peso del independentismo catalán. Sin citar explícitamente a Podemos, en la nota del Gobierno Vasco los líderes autonómicos criticaron la “utilización como estrategia política que algunos partidos políticos” están realizando de los casos de corrupción y la mala práctica política para ir “contra aquellos adversarios que no comparten su modelo de Estado y de sociedad”. La alusión no va dirigida directamente a Podemos, pero se produce justo después de que Iglesias dijese en un mitin en Barcelona que no quería que Cataluña se separase de España, aunque defendió el derecho a decidir de los catalanes, y proclamase aquello de “no me veréis darme abrazos con Rajoy ni con Mas”.

La referencia implícita a Podemos se acompaña de la preocupación que tanto Mas como Urkullu manifiesta por el “desprestigio creciente de la política”, que atribuyeron a la “desconfianza de la sociedad hacia los partidos políticos” como consecuencia de “la crisis financiera, los casos de corrupción y las malas prácticas asociadas a la política”.

Ante este fenómeno, coincidieron en que “hoy más que nunca es el momento de la transparencia, la rendición de cuentas permanentes y trabajar por la dignificación de la política subrayando la honestidad de la mayoría de los servidores públicos”.

Antes de tratar estas cuestiones, Urkullu obsequió a Mas con un grabado del Palacio de Ajuria Enea y un facsímil de la edición del 8 de octubre de 1936 del diario Euzkadi, que informaba de la constitución del primer Gobierno Vasco. Por su parte, Mas le entregó una publicación conmemorativa del tricentenario 1714-2014 de Cataluña. Por la tarde, presenciaron juntos en San Mamés el partido de fútbol entre las selecciones de Euskadi y Cataluña.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información