Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mas dice que el Rey admite que existe “un problema con Cataluña”

El presidente catalán pide ignorar a Felipe VI cuando habla de división en las famílias por el proceso soberanisa

Mas, en su último acto con el Rey, hace dos semanas
Mas, en su último acto con el Rey, hace dos semanas

El presidente de la Generalitat, Artur Mas, ha sacado una conclusión positiva del discurso navideño de Felipe VI: las palabras del monarca sobre el proceso soberanista muestran un reconocimiento de que "el Estado tiene un problema con Cataluña", según ha dicho esta mañana Mas, que ha participado en el tradicional homenaje al presidente de la Generalitat republicana Francesc Macià. "Hace solo dos años, cuando empezaron las manifestaciones a favor de la libertad de nuestro país, el Estado no le dio ninguna importancia y lo menospreció. Luego lo ridiculizó. Y solo dos años después, en el discurso del jefe del Estado, Cataluña tiene que estar presente. Esto ya es un reconocimiento de que realmente el Estado tiene un problema y un reto con Cataluña", ha celebrado.

Mas, que no vio el discurso pero ha leído su contenido en la prensa, ha pedido a los catalanes que desoigan las alusiones de Felipe VI a la posible división familiar en Cataluña por el proceso soberanista. "Celebrad las fiestas sin hacer caso de lo que dicen de las familias catalanas, escuchando, dialogando de manera tranquila", ha recomendado Mas. El Rey apuntó en su discurso que le dolía y le preocupaba "que se puedan producir fracturas emocionales, desafectos o rechazos entre familias, amigos o ciudadanos" en Cataluña.

El presidente catalán cree que, más allá de la referencia a la división, las palabras de Felipe VI son un primer paso para "intentar resolver" el problema entre Cataluña y el resto de España. Mas ha subrayado que para solucionarlo lo necesario es respetar el derecho a decidir los catalanes. "Que a nadie se le obligue a vivir como no quiere vivir. El día que se entienda y se respete que la Cataluña de hoy tiene derecho a decidir libremente y democráticamente su futuro, ese día habrá el respeto de fondo necesario entre naciones. Ese día, hoy, no ha llegado". Mas ha parafraseado a Francesc Macià, que en 1931 proclamó la República Catalana, para mostrar los objetivos de su plan soberanista: "Un país políticamente libre, económicamente próspero, socialmente justo, y una sociedad ética que es el mejor proyecto para los catalanes de hoy y del mañana".  El mejor homenaje a Macià, ha dicho, es la consulta que organizó el 9 de noviembre.

Más positivo ha sido el análisis del discurso que ha hecho su socio de Unió, Josep Antoni Duran Lleida. Para el portavoz de CiU en el Congreso, el Rey mostró "sensibilidad" con Cataluña, aunque las palabras no fueran exactamente las que a él le "hubieran gustado". El democristiano cree que el Gobierno de Mariano Rajoy tiene que escuchar la apelación al "diálogo" del monarca. Una crítica, según Duran, a un Ejecutivo "inmovilista" frente a un Gobierno catalán que siempre ha estado "abierto a dialogar":

Esquerra Republicana ha sido contundente en sus críticas al Rey por apelar a una posible división de las familias. Alfred Bosch, portavoz de ERC en el Congreso, ha advertido: "Nadie tiene que darnos lecciones de convivencia, aunque lleve corona". Bosch ha reclamado al Rey que exija al Gobierno la retirada de la querella contra Artur Mas para convocar la consulta. "Se fomenta la convivencia en las urnas, que es donde se expresa la democracia".

 

Más información