Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mas ignora la presión de Esquerra para que convoque ya elecciones

Junqueras pide al presidente un "gesto" tras haber permitido desbloquear los presupuestos

Oriol Junqueras, en primer plano, y Artur Mas, tras la reunión.
Oriol Junqueras, en primer plano, y Artur Mas, tras la reunión.

El presidente de la Generalitat, Artur Mas, anunció hace días que su plan es tomar una decisión sobre las elecciones plebiscitarias después de las vacaciones de Navidad y ese calendario no se modificará. Mas ignoró ayer la presión de Oriol Junqueras que le exigió que convoque los comicios los próximos “días o semanas” para devolver a los ciudadanos el “mandato democrático” sobre el futuro de soberanismo. El presidente catalán y el líder de Esquerra celebraron ayer una reunión de media hora en el Parlament que reflejó de nuevo la distancia que les separa tanto en los tempos como en la forma de afrontar esas elecciones.

La entrevista buscó calmar a las bases soberanistas y enviarles un mensaje de tranquilidad para que tengan la certeza de que el acuerdo es posible. La cita fue tan fugaz que Mas tiró de refranero para aclarar que la negociación no estaba rota: “Lo bueno, si breve, dos veces bueno”. La cita concluyó, como era de esperar, sin avances significativos: ni pacto sobre la convocatoria electoral (que ERC quiere ya) ni acuerdo sobre la lista conjunta con Esquerra y representantes de la sociedad civil (como propone CiU).

Tras la reunión, Junqueras reivindicó los “gestos” que su grupo parlamentario ha realizado esta semana para desbloquear las cuentas del Ejecutivo en la Cámara. Y, por tanto, pidió reciprocidad y una respuesta “adecuada” de Mas. “Estamos seguros de que el presidente hará un gesto y convocará las elecciones en los próximos días o semanas, que es lo que espera toda la ciudadanía de Cataluña”, señaló.

El republicano se mostró impertérrito cuando se le preguntó acerca de la encuesta publicada ayer por el Centro de Estudios de Opinión, que refleja que la independencia sería ahora derrotada. “Como somos demócratas aceptaremos ese resultado. Lo importante es que la ciudadanía vote aunque estamos seguro de que ganaría el sí”, alegó. Por el contrario, Junqueras se acogió a ese mismo sondeo para sostener que CiU y ERC alcanzarían por separado la mayoría absoluta (entre 68 y 71 escaños). Otras encuestas apuntan que si los dos se presentan juntos quedarían lejos de los 68 diputados.

La reunión entre los dos dirigentes en el Parlament duró solo media hora

ERC aboga por maximizar los escaños y no perder ni un voto independentista. El pulso continuará hasta mitad de enero cuando Mas realice un balance de la mitad de la legislatura, según fuentes próximas al Ejecutivo. Será entonces cuando el president aclarará si llama o no a votar en marzo tras acelerar la aprobación de las cuentas. La condición es la misma: que ERC acepte la lista única.

Más información