Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Economía

Laboral Kutxa prevé que el PIB vasco crezca un 1,8%, pese a la desconfianza

La caja anticipa que se creará empleo en 2015, con la tasa de paro cayendo hasta el 14,5%

El director del Área de Desarrollo del Negocio de Laboral Kutxa, Xabier Egibar, y el director de Estudios, Joseba Madariaga.
El director del Área de Desarrollo del Negocio de Laboral Kutxa, Xabier Egibar, y el director de Estudios, Joseba Madariaga.

Un 1,8% de crecimiento en el PIB vasco y creación de empleo neto, con la reducción en un punto y medio, hasta el 14,5%, de la tasa de paro. Laboral Kutxa ve 2015 con optimismo. "En 2014 hemos dejado atrás la recesión". Con esa frase han presentado el director del Área de Desarrollo del Negocio de Caja Laboral, Xabier Egibar, y el director de Estudios, Joseba Madariaga, la caja sus previsiones para 2015. Ni siquiera la esperada bajada de precios ha cambiado sus estimaciones. "Hay riesgo, pero no parece que vaya a haber deflación negativa, con la industria retrasando sus compras hasta que los precios bajen". Y, aun con estas perspectivas, el pesimismo sigue imperando tanto en hogares como en la industria, que mantiene desconfianza en sus encuestas.

Desconfianza de consumidores

Pese a las halagüeñas previsiones al alza, los hogares vascos siguen mostrando una actitud pesimista en las encuestas de confianzas de Laboral Kutxa a 12 meses. En 2014, las expectativas se han mantenido en negativo, y "no apunta indicios de mejoría". Durante el cuarto trimestre, la capacidad de ahorro muestra una bajada en 25 puntos negativos, mientras que los consumidores mantienen pesimismo también sobre la situación económica (-21 puntos), el desempleo (-17) y la situación económica del hogar (-15).

Como novedad, Laboral Kutxa ha presentado en esta ocasión una encuesta de confianza a nivel industrial, y las expectativas no son mucho mejores. Las previsiones de confianza incluso descienden cara al primer trimestre de 2015, cuando empeoran las expectativas de las empresas.

La bajada del precio del petroleo y la deflación, ha llevado a la industria vasca a ser pesimista en particular sobre los precios, y, de rebote, sobre la rentabilidad e inversión, cuya confianza bajan por debajo del límite. Datos que repercuten negativamente en la previsión de facturación y actividad, que, pese a que desciendan respecto al trimestre anterior, se mantiene positivos.

El Boletín de Coyuntura Económica de la entidad viene a la par con algunas de las previsiones hechas por el Gobierno vasco, que corrigió la subida del producto interior vasco en 2015 al alza, de un 1,4 a un 1,7%, después de crecer en un 1% durante 2014. Siempre, sin embargo, creciendo por debajo del PIB español, que esperan que supere un 2% en 2015. "Las reformas estructurales han dado efecto, el PIB ha crecido por encima de lo estimado y la oferta crece", si bien han asegurado que la recuperación a niveles anteriores queda todavía lejos, "dado el endeudamiento público y privado". Egibar ha presentado dos recetas: "mantener las políticas activas de empleo y apoyar un sector empresarial".

Eso sí, tanto los precioscomo los salarios se estancan. El gran riesgo de la economía europea, sigue siendo, de este modo, la deflación. Durante 2015, los precios seguirán mostrando sins ubir demasiado: de 0,8% en el País Vasco y de un 1% en España. La caja no ve, de momento, posibilidades de tener que lidiar con consecuencias negativas, "dado el repunte de la inversión" y pese a los malos síntomas en Europa y en países como Alemania, afectada por el comercio con Ucrania.

De hecho, los responsables de Laboral Kutxa creen que para un país como España, limitado en materia prima, la bajada del precio del petróleo puede llegar a ser positivo. "Si es permanente, y no ocurre ninguna catástrofe, podríamos hablar de una mejora positiva hasta en tres décimas del PIB", ha anunciado Madariaga, que ha instado a "no bajar la guardia".