Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La siderúrgica Megasa plantea el despido de un tercio de la plantilla

La empresa apela al coste de la energía para prescindir de 47 obreros

La dirección de Megasa ya le ha puesto números a sus planes de adelgazar la plantilla de la siderúrgica de Narón con la excusa del alto coste energético. Planean despedir, prácticamente, un tercio de su personal (28%), esto es, a 47 de los 168 operarios. Eran 169 en nómina, pero uno ya juntará el final de sus vacaciones con la prejubilación. Así se lo comunicaron los dueños de la planta —propiedad de la familia Freire— al comité de empresa en la reunión que mantuvieron el lunes en la sede del Consello Galego de Relacións Laborais, en Santiago.

 La compañía aduce “causas productivas y organizativas” sumadas al alto coste de una siderúrgica que consume mucha energía por cada tonelada que produce. El comité defiende que la fábrica es rentable y que obtuvo beneficios. Cerrará 2014 con una producción nada desdeñable de 500.000 toneladas, pese a los vaivenes del mercado. La plantilla aprobó ayer en asamblea un calendario de protestas “por todos los empleos” que arranca hoy con una concentración ante el consistorio de Narón, donde los recibirá el alcalde. “Nos quieren quitar un turno, que también supone menos embarques y menos camiones. No querer luchar por la producción ya es un síntoma fatal”, resume Carlos Bascoy, de UGT, presidente del comité.

Otra prueba de que la distancia entre dirección y sindicatos resulta abismal es que tardaron tres semanas en acordar el lugar para citarse por primera vez y abordar los despidos colectivos notificados por la empresa a finales de noviembre para pasmo de una plantilla que ya se sobrepuso a varios amagos de cierre en 2013 a cuenta de los cambios en un decreto eléctrico favorable a sus competidores catalanes. El comité, explica Bascoy, exigía que la reunión se celebrara en la sala de juntas de la fábrica “como toda la vida”, pero la empresa insistía en convocarlos al salón de un hotel coruñés, donde los sindicalistas se negaron a sentarse hasta que ambas partes accedieron a verse en Compostela.

Megasa (Metalúrgica Galaica) es la ampliación de la forja que los hermanos Freire levantaron en la orilla del río Xuvia hace más de medio siglo, que llegó a superar los 300 obreros en los años noventa como referente de la industria pesada gallega y que generaba otros tantos empleos asociados en transporte y logística. Megasa Siderúrgica es su brazo industrial. Produce varillas de acero para la construcción y, desde que estalló la burbuja del ladrillo, exporta su producción a los mercados del Magreb y Angola. Megasa planteó el despido colectivo a finales de noviembre, en plena resaca de la subasta eléctrica de paquetes con descuento para grandes y medianos consumidores de la que también salió escaldada Alcoa, el gigante aluminero que parece decidido a cerrar las plantas de Avilés y A Coruña, liquidando de un plumazo 800 empleos.