Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El talento de Ramón Montesa sale a la luz con obras inéditas

La exposición recopila en la sala municipal de Valencia un centenar de obras del artista

Su colaboración con Valdés le llevó a hacer las primeras esculturas del Equipo Crónica

La concejala Mayrén Beneyto, en el centro junto a Ferran Montesa y María Ängeles Roselló a su izquierda.
La concejala Mayrén Beneyto, en el centro junto a Ferran Montesa y María Ängeles Roselló a su izquierda.

Con la muestra Ramón Montesa. Homenatge, el Ayuntamiento de Valencia saca a la luz en su Sala de Exposiciones el talento de este artista, que fue uno de los más prometedores de su época, si bien no consiguió proyección al gran público al dedicar la mayor parte de su vida en exclusiva a la enseñanza. Se trata de la primera antológica dedicada al pintor y escultor, justo cuando se cumplen 20 años de su muerte, con una selección integrada por piezas inéditas de la colección familiar.

La exposición podrá visitarse en la sala municipal hasta el próximo 1 de febrero. Reúne 41 esculturas, 8 pinturas y algo más de 50 dibujos de las diferentes etapas creativas del artista, que se complementan con material fotográfico, recortes de prensa y cartas.

Reencuentro con Valdés

j. m. j.

Ya en la década de los 80, a Ramón Montesa le diagnosticaron un cáncer y le dieron una esperanza de vida de unos diez años, por lo que comunicó a su hermano el deseo de volver a crear. Ferran Montesa traspasó, a su vez, ese deseo a Manuel Valdés.

Desde este momento hasta su muerte en 1994, Ramón Montesa estuvo trabajando y colaborando en el estudio de Valdés e, incluso, fue la persona que hizo las tres primeras esculturas de Equipo Crónica, ha destacado el coordinador de la exposición.

Pero en la revisión artística del Museo Municipal, no solo se ve la huella de Valdés, sino también creaciones con personalidad propia e influidas por otros autores, como Henry Moore, puesto que "Ramón era una esponja", ha subrayado su hermano.

"Lo había visto tan de cerca que no le había dado la importancia que tenía", confiesa Ferran Montesa, que ha agradecido al Ayuntamiento la posibilidad de poder ver cumplido el deseo de realizar esta exposición porque Montesa estuvo siempre "en un segundo plano cuando pudo ser el protagonista".

La muestra supone un auténtico "redescubrimiento" del trabajo y la vida de un autor cuya trayectoria estuvo unida a la de otro creador valenciano, Manolo Valdés. De hecho, la única exposición de cierta relevancia que Montesa celebró en vida --en el año 1961 en el Ateneo Mercantil de Valencia-- fue junto a este artista, a quien conoció al ingresar en la Escuela de Bellas Artes de San Carlos. Lo ha recordado el hermano del artista homenajeado y coordinador de la muestra, Ferran Montesa, en el acto de presentación.

Valdés y Montesa --ha proseguido-- se convirtieron en los dos nombres emergentes en un momento en el que el joven arte valenciano vivió una etapa de eclosión que tenía como punto de animación el taller de Monjalés. Los dos jóvenes tenían un objetivo común: cultivar una pintura de ruptura, especialmente desde el informalismo matérico.

Sus caminos, no obstante, se separaron cuando en los años 60 aparecen los profesores de Dibujo en los institutos y muchos autores, ante la dificultad de ganarse la vida solo con el arte, siguieron el camino de la docencia, ha apuntado, por su parte, el responsable de exposiciones municipales, Vicente Colom. Sus caminos vovieron a confluir en los ochenta y la colaboración entre ambos artistas se estrechó.

La viuda del artista, María Angeles Roselló, se ha mostrado muy "agradecida y emocionada" por este acto. Por su parte, la concejala de Cultura, Mayrén Beneyto, ha subrayado que la selección de pinturas, esculturas y dibujos que ese recoge en esta antológica "son un excelente reflejo de la evolución estética de Montesa y un instrumento imprescindible para conocer y valorar en su justa medida un trabajo hasta hoy mayoritariamente desconocido".