Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los economistas rebajan su optimismo

Los decanos de los colegios oficiales cuestionan que las propuestas de Podemos se puedan costear

“La recuperación económica está siendo más lenta de lo que los propios economistas vaticinaban hace seis meses”, ha afirmado este martes Francisco Menargues, presidente del Consejo de Economistas de la Comunidad Valenciana, en la presentación de la última encuesta realizada por el organismo entre sus asociados. Los resultados rebajan el moderado optimismo que traslucían los últimos sondeos. Los 945 profesionales de la economía que han respondido al cuestionario puntúan el futuro con “notas inferiores a las previstas en la encuesta de junio para el momento actual”. El 33% de los economistas cree que la situación ha empeorado en el último año, el 17% opina que ha mejorado y el 49% que no ha habido cambios significativos.

La mejora esperada en la economía valenciana para el año 2015 se reduce a 0,28 puntos, hasta alcanzar un 3,8 en una escala del 0 al 10. La mejoría se prevé un poco más intensa en España (0,34), que sin embargo tampoco alcanza el aprobado (4,6).

Menargues, también decano del Colegio de Economistas de Alicante, así como sus colegas de Valencia, Juan Manuel Pérez, y Castellón, Jaime Querol, han cuestionado por otra parte la primera versión de programa económico presentada por Podemos, tras resaltar que algunas de las medidas más llamativas anunciadas hace unos meses no figuran en el documento. El decano de Valencia ha echado en falta “concreción” y ha afirmado que la cuestión importante, más allá de que puedan compartirse “objetivos”, es “siempre el cómo”. Pérez ha opinado que la renta básica o la banca pública pueden ser deseables, pero “no hay recursos” para financiarlas. Y ha alertado contra las “leyes vacías que carecen de respaldo en el presupuesto.El decano de Alicante ha advertido contra una “intervención” excesiva del Gobierno en la economía. Y el de Castellón ha considerado que el apoyo al nuevo partido proviene de “la crispación, la corrupción, los ajustes” y también del esfuerzo” que se está exigiendo “a la sociedad española”.

Preguntados por el incumplimiento del objetivo de déficit por parte de la Comunidad Valenciana en 2014 (la Generalitat espera un 2,3% cuando la meta oficial es del 1%), los economistas creen mayoritariamente necesaria una reforma “en profundidad” del sistema de financiación autonómica, en concreto responde afirmativamente un 73% de los encuestados. La mitad opina que debería “optimizarse” el gasto público y un 40%, que la solución pasa por incrementar la actividad.

El 56% se opone a reducir los impuestos directos a cambio de subir los indirectos como forma de reactivar la economía, mientras que un 27% está a favor. La mayoría cree que el impacto en las exportaciones agrícolas a Rusia como consecuencia del enfrentamiento con la UE por Ucrania está siendo muy o bastante negativo para la Comunidad Valenciana. Y los principales problemas detectados en la economía regional siguen siendo el desempleo (81%); evolución de la demanda (70%); tamaño de las empresas (48%); costes laborales (23%), y déficit de infraestructuras y comunicaciones (20%).