Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mas y ERC buscan una negociación lejos de los focos

El pacto para celebrar elecciones puede tardar “semanas”, afirma la Generalitat

Esta mañana durante la reunión del Gobierno catalán. Ampliar foto
Esta mañana durante la reunión del Gobierno catalán.

Artur Mas busca alejar los focos de Cataluña mientras intenta cerrar un acuerdo con Esquerra Republicana para acudir juntos a las urnas. El presidente catalán quiere una negociación discreta y por ello ha optado por no marcarse plazos para llegar a acuerdos. Por este motivo, la Generalitat dijo ayer que difícilmente habrá novedades “los próximos días o semanas”. Pese a esta discreción, el Gobierno de CiU ha redoblado la presión sobre ERC para que acceda no solo a formar la lista conjunta, sino también a apoyar los presupuestos autonómicos de 2015.

Artur Mas, ayer en la reunión del Consejo Ejecutivo de la Generalitat.
Artur Mas, ayer en la reunión del Consejo Ejecutivo de la Generalitat.

El portavoz del Govern, Francesc Homs, reiteró ayer que solo habrá elecciones anticipadas si sirven para medir el apoyo a la independencia. Si los partidos soberanistas no aceptan la fórmula propuesta por Mas, dijo, el presidente intentará agotar la legislatura, que concluye en 2016.

Homs alejó la posibilidad de un adelanto electoral al asegurar que “en los próximos días o semanas” no se esperan novedades en lo que a contactos con las otras formaciones secesionistas se refiere. Estos contactos, si bien se producirán, serán discretos para evitar la presión mediática. Y es que Mas y el líder de ERC, Oriol Junqueras, mantienen posiciones de muy difícil encaje. Mientras que el primero quiere una lista soberanista unitaria y un Ejecutivo de transición que negocie la independencia durante 18 meses, Junqueras rechaza presentarse juntos a las elecciones y quiere declarar la independencia inmediatamente después de los comicios.

Pese a esta distancia, varios dirigentes de Convergència Democràtica habían asegurado en los últimos días que una reunión entre Mas y Junqueras resultaba inminente e incluso daban por hecho que habría acuerdo para convocar elecciones.

Preguntado por esta cita, Homs aseguró ayer: “No habrá novedades en días o, me temo, que en semanas”. A continuación, aclaró que el objetivo del Ejecutivo autónomo no es convocar unas elecciones convencionales en este momento. “Las elecciones tocan en 2016”, recordó. “El Gobierno está ocupado intentando llevar adelante los proyectos propios de esta legislatura hasta donde seamos capaces, pese a las dificultades económicas y a la falta de mayoría parlamentaria”, sostuvo.

Respecto a la inminencia de los comicios, que ERC reclama para el mes de marzo como muy tarde, se mostró tajante. “Hay quien se ha situado ya en un registro de elecciones y tiene todo el derecho a hacerlo, pero la intención de este Gobierno es llevar adelante la consulta sobre el futuro político del Gobierno catalán”. Con ello, Homs intentó reforzar la idea de que solo habrá un llamamiento a las urnas si se cumplen las condiciones que estableció el presidente catalán. Homs sí precisó que, a día de hoy, la reunión entre Mas y Junqueras “no se ha producido”.

Aunque el Gobierno de CiU insista en que no habrá comicios anticipados si no hay un acuerdo con ERC para la lista conjunta, el Parlamento catalán trabaja con la hipótesis de que se produzcan elecciones en febrero o marzo próximos. Prueba de ello es que CiU ha decidido acelerar la tramitación de cinco leyes para que puedan aprobarse la semana que viene en el que podría ser el último pleno de la legislatura. Además de decidir si se tramitan o no los presupuestos, se aprobarán leyes importantes, como la de Transparencia o la de los patronatos de fundaciones. Algunas de las normas que se aprobarán se han tramitado por la vía de urgencia, lo que, según la oposición, es un síntoma claro de que CiU trabaja con la hipótesis del adelanto electoral, por más que Homs enfriara ayer este escenario.

La presión sobre ERC no surtió efecto ayer. El portavoz adjunto de Esquerra Republicana, Pere Aragonès, aseguró que su formación analiza la posibilidad de presentar una enmienda a la totalidad a las cuentas de la Generalitat para 2015.

Los republicanos tomarán la decisión definitiva en función de cómo vaya la reunión entre Mas y Junqueras, prevista en los próximos días. Si la enmienda de ERC o de cualquier otro grupo de la oposición sale adelante, los presupuestos autonómicos quedarán rechazados de forma automática.

Esquerra insiste en que la prioridad son los comicios y no los presupuestos. “Apostamos por unas elecciones constituyentes de la república catalana lo antes posible. El resto de acuerdos están subordinados a que haya un acuerdo en este sentido”, apuntó Aragonès.

El portavoz adjunto de ERC recalcó que su partido no quiere que las elecciones catalanas de retrasen ni que se puedan solapar con las municipales de mayo o las generales previstas para finales de 2015 y aboga por prorrogar los presupuestos hasta después de los comicios.

Además de la presión de ERC, los alcaldes también intentan forzar a Mas para la cita en las urnas. La Asociación de Municipios por la Independencia (AMI), que representa a 706 consistorios, pidió ayer que se recupere el “espíritu” de unidad del 9-N y que las elecciones de tipo plebiscitario se celebren antes que las municipales.

El presidente de la AMI y alcalde de Vic (Barcelona), el independiente Josep Maria Vila d’Abadal, pidió a los partidos “un ejercicio de responsabilidad y generosidad”, al tiempo que reclamó que “se mantenga la unidad”.

Más información