IU separa las urnas de simpatizantes tras denunciar infiltrados de Podemos

La Ejecutiva aparta a 311 personas de las primarias con el voto en contra del sector crítico

Los candidatos de las primarias de IU.
Los candidatos de las primarias de IU.HUGO ORTUÑO (EFE)

La Comisión Ejecutiva de Izquierda Unida de Madrid, tras una reunión de cinco horas que intentó sin éxito consensuar posturas irreconciliables, decidió ayer separar en urnas diferentes el voto de los afiliados a la organización (cerca de 5.000) y el de los simpatizantes que se han apuntado para participar en las primarias que el domingo decidirán a los candidatos en las elecciones locales y autonómicas de mayo de 2015.

Esta iniciativa surgió el pasado miércoles del sector afín a los candidatos Raquel López (al Ayuntamiento de Madrid) y José Antonio Moreno (al Gobierno regional), que están respaldados por la corriente mayoritaria en IU (de la que forman parte el coordinador regional, Eddy Sánchez, y el líder municipal, Ángel Pérez).

La propuesta se examinó ese día en la Comisión de Primarias, que decidió elevarla a la Ejecutiva. Este órgano de dirección tiene 18 miembros, y en él están representados tanto el sector mayoritario como la principal corriente alternativa, que cuenta con el respaldo del coordinador federal, Cayo Lara, y apoya como candidatos en las primarias a Mauricio Valiente (al Ayuntamiento) y Tania Sánchez (al Gobierno regional).

Más información
Un sector de IU pide urnas separadas para militantes y simpatizantes
La carta que incendió IU
IU denuncia ‘infiltrados’ en Madrid

La decisión de separar las urnas fue acordada en una votación con el respaldo de la corriente mayoritaria (10 votos) y la oposición del sector crítico (seis).

El reglamento aprobado el 17 de octubre para las primarias daba derecho de voto a los afiliados inscritos antes del 30 de septiembre, y a aquellas personas apuntadas como simpatizantes entre el 22 de octubre y el 15 de noviembre. Cualquier ciudadano mayor de 16 años sin afiliación a otro partido que concurra contra IU en las elecciones podía solicitar ser simpatizante, según el reglamento, que preveía que todos los votos fueran a la misma urna.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Sin embargo, la semana pasada la corriente mayoritaria, que respalda a Raquel López y a José Antonio Moreno, denunció “la presencia de simpatizantes, no ya ajenos a IU sino afiliados a otros partidos, especialmente a Podemos”, en el censo de simpatizantes. “En algunos casos”, estas personas “han llegado a afirmar que no votarán a IU en las elecciones pero quieren participar en las primarias”, señaló en una nota interna el secretario de Organización, Carlos Paíno. En esa comunicación a los afiliados se instaba así a impugnar el censo de las asambleas locales en las que se sospechara que estaba sucediendo eso.

Los partidarios de Raquel López y José Antonio Moreno temen que sus rivales cuenten en las primarias con el apoyo masivo de personas afines a Podemos.

En el germen de este desacuerdo late la diferencia de pareceres sobre la convergencia con otras fuerzas sociales y políticas de izquierda de cara a las elecciones municipales y autonómicas. Pese a que ese camino fue acordado de manera unánime por ambas corrientes, unos y otros lo interpretan de forma diferente.

Los afines a Sánchez y Valiente votaron sin éxito en contra de ambas decisiones

El sector mayoritario (el de Raquel López y José Antonio Moreno) aboga por participar en Ganemos —la plataforma electoral que podría agrupar a IU, Equo y Podemos—, pero quiere hacerlo como coalición de fuerzas; eso implicaría pactar las listas para blindar el papel de IU. La corriente alternativa, afín a Tania Sánchez y Mauricio Valiente, aboga por participar en las primarias de Ganemos en igualdad de condiciones con el resto de movimientos sociales y políticos que la integran.

De ahí el temor de la corriente mayoritaria a que los seguidores de Podemos (el partido aún no ha decidido si apoya orgánicamente a Ganemos, pero sí tiene a muchos miembros en esta plataforma) apoyen a Sánchez y Valiente para fortalecer así la convergencia, en su opinión, a costa de IU.

Separar los votos de afiliados y simpatizantes en las primarias abre la posibilidad a un conflicto legendario si unos candidatos ganan en una urna y otros en otra.

¿Existe un número significativo de afines a otros partidos en el censo de simpatizantes? La Ejecutiva abordó ayer las denuncias en ese sentido, y decidió expurgar a 311 personas que habían dejado claro y por escrito en su inscripción que no querían colaborar con IU más allá de las primarias.

Esta decisión también se votó, con el respaldo del sector mayoritario (el que había denunciado la infiltración; 10 votos) y la oposición de la corriente crítica (seis).

En el proceso del domingo participarán, según la Ejecutiva, más de 13.000 personas. Descontados los 5.000 afiliados, eso supone que hay más de 8.000 simpatizantes. Los 311 supuestos infiltrados suponen el 4% del total del censo.

Queda por resolver el caso de Torrejón de Ardoz, cuyo censo está impugnado. La votación de los simpatizantes apuntados en esa asamblea ha quedado así congelada por acuerdo mayoritario de la Ejecutiva —no ha hecho falta votar— hasta dilucidar la cuestión, lo que el sector crítico espera que ocurra antes de la votación y la corriente mayoritaria ve difícil conseguir en ese plazo.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS