Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
TRIBUNA

Preguntas largas, respuestas cortas

En el instante en que desaparece la política ya no se es jefe de un Gobierno sino presidente de Cataluña como emperador de Roma

Han resultado más interesantes las preguntas a los consejeros del ramo (cada uno el suyo, como las novias), que las dirigidas al presidente Artur Mas. Y eso que era él la estrella de la sesión de control parlamentario de ayer miércoles a causa de la épica conferencia (y larga, una hora de reloj), en la que ayer presentó su plan apolítico para estos tiempos apolíticos. Allí la megafonía le anunció ante sus tres mil espectadores como “el president de Catalunya” y, cuando empezó a hablar, entre lo primero que dijo fue que comparecía a título personal, “entenent per personal la meva condició de president del país”.

En el instante en que desaparece la política ya no se es presidente de un Gobierno, o jefe de un Estado, de una institución, sino presidente de Cataluña como se es duque de Aquitania o emperador de Roma. Al igual que en el poema de Ángel González, ha sido miércoles toda la mañana, y esta amaneció con un cielo gris, como el invierno de una pintura flamenca, y las gaviotas gordas y pardas posadas sobre el borde de las barcas en el lago del parque. Se inició con fuerza (descendente) la sesión, y así el diputado de ERC Oriol Amorós acusó al consejero Francesc Homs de que en la comisión de la corrupción “es tapin determinades vergonyes”, las cuales ha determinado con nombres, sobrenombres y apellidos (Felipe, Luigi, Macià Alavedra...). También ha determinado el consejero Homs que el grupo de ERC votó en esa comisión en contra de la comparecencia de Carod­ Rovira, que había declarado estar al corriente de casos de corrupción. Y dicho esto, se zanjó el tema y se pasó a otra cosa mariposa, entre el revoloteo de aplausos, palmaditas de aquiescencia sobre los bancos y exclamaciones de aprobación a una y otra parte, que salían de entre los diputados y también de entre invitados y periodistas.

Más tarde, el diputado del PSC Jordi Terrades requirió al consejero Santi Vila sobre las obras de Ferrocarriles Catalanes en Sabadell. Este le contestó que por Terrassa iba todo bien.

Han resultado más interesantes las preguntas a los consejeros del ramo que las dirigidas al presidente Artur Mas

La participación del PP en la sesión tuvo como uno de sus fines manifestar su preocupación por lo que el consumo del cannabis perjudica a la salud, asunto en el que el consejero del cogollo (es decir, de lo Interior) se mostró totalmente de acuerdo. Cuando le tocó intervenir al grupo de CiU, sus portavoces se dedicaron a celebrar la proyección internacional de todo lo llevado por sus consejeros. En general, todos los diputados hacían preguntas muy largas, que eran contestadas de forma escueta. Respecto a las preguntas al presidente Mas, se ha visto que ningún grupo ha querido significarse (salvo los que ya lo están), hasta el extremo de que, tras la intervención del diputado Oriol Junqueras, el presidente no ha tenido más remedio que responderle: “No sé quina pregunta m'ha fet”. Al acabar la sesión de control, el pleno ha continuado, pero una mayoría relativa nos hemos bajado al bar, donde Junqueras (los hombros mojados por la lluvia), al preguntarle el camarero de qué quería el bocata, no ha acabado decidirse y ha pedido “un entrepà de lo que sea”. Y así marcha la X legislatura, o lo que sea.