Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La marea crece en busca de dirección

Grupos ciudadanos surgen en todas las urbes, aún de modo incipiente, dispersos y en algunos casos impulsados por partidos de izquierda. En Vigo hay hasta cuatro plataformas

Miembros de Compostela Aberta recogen firmas en la Praza Roxa
Miembros de Compostela Aberta recogen firmas en la Praza Roxa

Las encuestas internas de los partidos ya detectan el gran crecimiento de Podemos en las ciudades gallegas, pero ese electorado tendrá que buscarse otras alternativas ante las municipales de mayo, a las que no concurre la formación de Pablo Iglesias. Las opciones son las plataformas o mareas ciudadanas, impulsadas por colectivos sociales, partidos de izquierda y algunos miembros de Podemos, un proceso que empezó madurar en A Coruña antes del verano, que se extendió por las ciudades y que, de momento, está todavía muy disperso y en fase de definición.

 La primera en nacer, la Marea Atlántica coruñesa, tiene ya decidido concurrir a las urnas, pero cómo y con quiénes es todavía una incógnita. Se han retrasado hasta enero las dos jornadas asamblearias llamadas “mareas vivas” en las que se definirá un código ético y el proceso para elaborar la candidatura, cuyos integrantes se decidirán mediante primarias. Lo que sí hubo fueron contactos con formaciones políticas con o sin representación pública. Anova, el partido de Xosé Manuel Beiras, es la única que proclamó su intención de participar en la Marea Atlántica. Su socio en AGE, Esquerda Unida, con un concejal en la ciudad, aún no lo ha decidido, como tampoco la sección coruñesa de Podemos, enfrascada hasta finales de año —al igual que en todas las demás ciudades gallegas— en su proceso constituyente para elegir un secretario local y un consejo ciudadano. Serán los 1.960 inscritos en Podemos en A Coruña los que decidirán en asamblea cómo participar y con qué aliados en los comicios de mayo. A la espera de ese proceso interno permanece Marea Atlántica, en la que participan individualmente gente de Podemos y desea la máxima “confluencia” en su alternativa.

El puzle de candidaturas ciudadanas no acaba de encajar en Vigo, donde todas las propuestas se manifiestan a favor de la convergencia pero nadie puede garantizar una lista única. “Es normal en una ciudad como Vigo, un hervidero de movimientos sociales”, opina la diputada Chelo Martínez, escindida de AGE e impulsora de Somos Maioría. Gañemos, Marea de Vigo y Xuntos completan el panorama de incipientes propuestas en la primera ciudad de Galicia, también a la espera de proceso constitutivo de Podemos. Frente a sus aliados naturales en el resto del Estado de Gañemos —las plataforma impulsadas por la exportavoz de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca Ada Colau— se abre paso la posibilidad de que los seguidores de Pablo Iglesias se integren en la Marea de Vigo, como está prácticamente decidido que hagan las dos formaciones principales de AGE. El coordinador local de EU, Rubén Pérez, ya la ha respaldado.

La buena relación Iglesias con AGE favorece la integración de Podemos en la Marea, aunque la decisión la tomarán sus militantes de Vigo. Y, en todo caso, no sería un inconveniente a la confluencia de Gañemos en la misma candidatura, aunque falta por definir cómo se concreta el apoyo de EU y Anova. Además de la Marea y Gañemos, el panorama se completa en Vigo con Xuntos y Somos Maioría. El portavoz de la primera ya ha mantenido contactos con Gañemos, aunque todavía no ha desvelado con quién confluirá, en tanto que Chelo Martínez, de Somos Maioría, defiende una lista única, pero con una condición: “Que no se convierta en una coalición de partidos, sino de ciudadanos”.

En la tercera ciudad de Galicia, Ourense en Común cimienta desde hace meses su propuesta para conquistar el agitado Ayuntamiento. Y no será fácil ya que, desde hace dos legislaturas, el voto descontento recae en la formación independiente Democracia Ourensana, con dos ediles. Tras reunir 1.500 firmas, Ourense en Común trabaja en un programa basado en tres pilares: transparencia, participación y horizontalidad. La candidatura se presentará en febrero, aunque entre las caras que mueven el día a día figuran miembros del movimiento vecinal, líderes de pequeños partidos, asociaciones ecologistas, un excabeza de lista de EU e incluso el exteniente de alcalde nacionalista Alexandre Sánchez Vidal, ahora en Anova. Los impulsores ya han mantenido contactos fructíferos con EU, Equo, Anova y Espazo Ecosocialista. Podemos Ourense aún no ha respondido.

Vecinos procedentes de los movimientos sociales y de la militancia de base de algunos partidos conforman Compostela Aberta, nacida por la “indignación ante el expolio, la corrupción y la ineficacia” del gobierno del PP pero que también critica la ciudad “turistificada y elitista” de los anteriores alcaldes del PSOE. En su seno se mezcla “bastante diversidad ideológica, con una mayoría de izquierdas” y, aunque están abiertos a que se les adhieran fuerzas políticas, no quieren convertirse en una “amalgama de siglas”. Es una formación asamblearia, sin carnés ni financiación bancaria y convencida de que las "caras" que los representen no deben ser personas reconocidas por su militancia política. Ahora está inmersa en la recogida de propuestas para el programa electoral y no ha debatido aún quién será su cabeza de cartel. Funciona con el dinero que se recauda en las asambleas y quiere “romper las reglas” de la política, por lo que evitan posicionarse ideológicamente. “Queremos que la gente se acerque porque les gusta nuestro discurso de empoderamiento de los vecinos”, señala Xosé Antón Serem, uno de sus promotores.

En Lugo, a la espera de la decisión de Podemos, que tiene ya más de 600 inscritos, han surgido Gañemos Lugo, Veciños por Lugo y Lugo en Común. Gañemos, con más de un centenar de personas adheridas a su manifiesto, emplaza a una asamblea “abierta” y “constituyente” hoy mismo para formalizar una candidatura que persigue la “transformación de la ciudad en clave de izquierda”. Entre sus promotores hay simpatizantes de EU, Anova y Podemos. Lugo en Común defiende la “radicalidad democrática” frente a la “descomposición institucional”, según Santiago Fernández Rocha, una de sus caras visibles. Van a hablar con Gañemos, aunque la consideran demasiado ligada a AGE, y por eso advierten de que no negociarán “una coalición de partidos”. Otras dos marcas intentan abrirse paso, Veciños por Lugo, encabezados por Xohán Rompe, y el Foro Independiente, de descontentos del PP.

La Marea Ártabra llega en Ferrol empujada por AGE. “Un espacio de confluencia entre la ciudadanía indignada, la izquierda social y política”, entre cuyos promotores figuran históricos comunistas como Fernando Miramontes o Rafael Pillado y nombres populares como la actriz Mabel Rivera y el escritor Antón Cortizas. Ha empezado el trabajo de campo con un peregrinaje asambleario por los barrios buscando apoyos para una candidatura plural. Esta amalgama donde confluyen activistas sociales y militantes decepcionados por otras siglas se dispone ahora a elaborar un programa participativo y un código ético.

Marea Pontevedra se presentó a finales de agosto con un manifiesto suscrito por varias personalidades de la vida política, cultural y de los movimientos vecinales, entre ellos, el antiguo decano de los arquitectos gallegos, Celestino García Braña, el portavoz local de Anova, David Carballal y dirigentes vecinales. “Queremos llegar a todo tipo de público, partiendo de la gente que con el 15-M empezó a interesarse por la política”, afirma su portavoz, Guillermo Casalderrey, un arquitecto de 34 años. Admite que el gobierno local del BNG no es lo mismo que el de partidos “más asociados a otras formas de hacer política”, pero cree que se desoyen los problemas ciudadanos.

 

Con información de Lorena Bustabad, Víctor Honorato, Pablo López, Paola Obelleiro, Pepe Seijo, Pablo Taboada y Sonia Vizoso.

 

Más información