Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LAS CONSECUENCIAS DEL 9-N

La fiscal de Barcelona se alía con Torres-Dulce por la querella del 9-N

“No me corresponde apoyar o criticar las posiciones”, precisa Magaldi

La fiscal jefe de Barcelona, Ana Magaldi.
La fiscal jefe de Barcelona, Ana Magaldi.

La fiscal jefa de Barcelona, Ana María Magaldi, se ha alineado con el fiscal general del Estado, Eduardo Torres-Dulce, en la convicción de que el organismo debe actuar contra el presidente de la Generalitat, Artur Mas, por su responsabilidad en la organización de la consulta catalana. Así, la brecha abierta en el seno de la Fiscalía por del 9-N se ha extendido ahora también a Barcelona.

En una brevísima comparecencia, en la que se negó a contestar preguntas y a responder en catalán, Magaldi afirmó que no le “corresponde valorar” la actuación de los miembros de la Fiscalía Superior de Cataluña, que el lunes trasladaron a Torres-Dulce su negativa a querellarse contra Mas al no ver base jurídica que sostenga las acusaciones de desobediencia y prevaricación pese a la suspensión que el Tribunal Constitucional decretó para el 9-N.

La fiscal jefa negó que pretenda “desmarcarse” de sus colegas, pero al mismo tiempo detalló que la actuación de sus fiscales —limitada al 9-N— fue de otro tenor. El día de la votación, diversos partidos presentaron denuncias que pedían para retirar las urnas. Los fiscales que estaban de guardia ese día (también los de Barcelona) se opusieron a acordar esas medidas cautelares, pero pidieron “la admisión a trámite de las denuncias por si los hechos pudieran alcanzar relevancia penal”, según el comunicado que Magaldi que leyó. Los fiscales de Barcelona, además, son partidarios de que se investiguen las cerca de 30 denuncias presentadas por el 9-N y, además, pedirán que se reabran aquéllas ya archivadas por los juzgados de instrucción de la provincia. “No me corresponde en absoluto apoyar o criticar las posiciones” de la Fiscalía Superior, insistió.

Magaldi cargó contra los medios de comunicación por hablar de “fiscales catalanes”, en general. También lamentó que se haya “creado una apariencia de actitud insurreccional generalizada” contra la decisión de Torres-Dulce que, a su juicio, “en absoluto se corresponde con la realidad”. La fiscal jefa ve “intereses” —que no especificó— en alentar esa idea de rebelión. Torres-Dulce se pronunció ayer mismo en términos similares: es una “exageración”, dijo, afirmar que en Cataluña hay fiscales rebeldes o amotinados. El fiscal general admitió, eso sí, que hubo “discrepancias” pero que se limitaron al “debate jurídico”.

Pese a la negativa de los fiscales catalanes, Torres-Dulce decidió seguir adelante con la querella, que presentará después de recibir el aval de la cúpula fiscal. Fuentes judiciales consideran que, pese a haberse negado a sustentarla, Romero de Tejada firmará la querella por el principio jerárquico que impera en la fiscalía. Existen, sin embargo, otras dos opciones: que la defienda un fiscal de Madrid o que se deje en manos de un fiscal jefe provincial, caso en el que Magaldi es la candidata preseñalada.

Mientras, UPyD, que ya presentó una querella el mismo 9-N, presentó ayer otra ante el Tribunal Superior de Justicia en la que señala los mismos delitos por los que pretende acusar la fiscalía: desobediencia, prevaricación, usurpación de funciones y malversación.

Más información