Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Waiter Music ganó 64 contratos en Algete al retirarse sus competidores

Izquierda Unida ha remitido al juez de la trama Púnica un informe de las adjudicaciones

David Erguido, en la presentación de las fiestas de Centro el pasado mes de julio. Ampliar foto
David Erguido, en la presentación de las fiestas de Centro el pasado mes de julio.

Waiter Music, la empresa de eventos supuestamente implicada en la trama de corrupción Púnica, se presentó a 69 concursos en el periodo 2007-2014 en la localidad de Algete (22.000 habitantes). Todos los ganó y lo que sorprende a la agrupación Izquierda Unida-Los Verdes del pueblo es que en 64 de las ocasiones las otras compañías —a las que el Consistorio invitó expresamente— parecían un convidado de piedra. Ninguna presentó una oferta en firme o declinó desde el principio la competición. Por eso, Izquierda Unida ha remitido al juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco, que instruye el caso Púnica, un informe sobre los procesos de contratación y adjudicación de Waiter Music en Algete “por si fuesen de su interés”.

El Ayuntamiento de Algete abrió la semana pasada una comisión de investigación en la que están presentes los cinco partidos con representación en el municipio, que está gobernando por el PP. Al revisarse los expedientes, la oposición sabrá en qué momento se retiraron las firmas invitadas. Waiter obtuvo 1.360.900 euros del Ayuntamiento en concursos (1,13 millones sin oponentes). Se quedó por ejemplo con los conciertos del Festival de la Convivencia en 2007, las carrozas de una cabalgata de reyes, y de varios carnavales y eventos navideños. Pero el plato fuerte eran las fiestas patronales.

La empresa de José Luis Huerta, a quién el juez Velasco envió a prisión por supuestos delitos de organización criminal, tráfico de influencias, cohecho y fraude con una fianza de 300.000 euros —la más alta de todas las que ha impuesto— pudo, además, beneficiarse de otros contratos menores —con un importe inferior a 18.000 euros— que no exigían competencia entre empresas.
La compañía actuó en varias ocasiones como “representante eventual” de grupos musicales. De esta manera, si el Ayuntamiento quería contratar a un artista en concreto para sus fiestas, tenía que hacerlo obligatoriamente con Waiter Music, una argucia legal prevista en el artículo 170 de la Ley de Contratos del Sector Público.

De 2007 a 2010 solo una compañía —además de Waiter— hizo una oferta para producir las fiestas, pese a ser un buen negocio (de 15.000 a 60.000 euros cada partida). El Ayuntamiento tan solo invitó a 10 compañías en lo que se conoce como procedimiento negociado sin publicidad. Una de ellas, Saranais, que lo fue en tres ocasiones, aparece en el registro mercantil como una empresa dedicada a la construcción, promoción y explotación de Bienes Inmuebles y pertenece también a José Luis Huertas, el dueño de Waiter.

El Consistorio invitó 19 veces a una empresa que nunca presentó ofertas

La empresa que más veces aparece como invitada es Servi-blues. El Ayuntamiento de Algete convidó a esta compañía de eventos 19 veces. Nunca presentó una oferta. Y aun así el Consistorio siguió invitándola durante tres años consecutivos, hasta 2009. Lo mismo sucedió con Hermanos Torralba, a la que el Ayuntamiento convocó en 18 ocasiones. Este periódico no ha logrado la versión de sus propietarios. Por su parte, José Antonio Esteban, dueño de Servi-blues, asegura que dejó de presentarse a los concursos públicos “hace años” porque “las condiciones económicas no resultaban rentables”. Prefiere que las empresas que ganen le alquilen luego sus carrozas.

La mayoría de los contratos con Waiter coinciden con los años en los que David Erguido era el concejal de festejos de Algete (2007-2011). “Waiter se llevó 59 contratos de los 240 concursos que hubo para organizar todas las fiestas del municipio hasta mayo de 2011”, según Erguido, hoy concejal de Centro en Madrid, que ha pedido comparecer en la comisión de investigación tras estudiar los expedientes de contratación para “despejar cualquier duda”. “Nunca decidí a qué empresas se invitaba y a cuáles no. Los técnicos me decían las compañías que se proponían para cada servicio, yo lo firmaba y lo elevaba a la junta de gobierno, que era la que contrataba”, afirma. “Estoy seguro de que se han hecho las cosas bien y con arreglo a la legalidad vigente”.

La presencia de Waiter en los últimos tres años decayó. En 2011, solo ganó la producción de los conciertos de las fiestas patronales (42.000 euros); en 2012 volvió a obtener ese contrato y otro de esa celebración (76.000 euros), y en 2013 no se le adjudicó nada. En 2014, Waiter se quedó con las fiestas patronales (58.000 euros). En estos últimos años sí que compitió con otras cuatro empresas en procedimientos de adjudicación abiertos, sin necesidad de invitación previa. 

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram