Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Trias pide una mayor exigencia para conducir motos con el carné B

El Ayuntamiento presenta un plan para reducir la siniestralidad

Los muertos por accidente de moto han aumentado un 66% en 2014

En Barcelona ya hay 277.000 vehículos de dos ruedas. Las motos son un gran alivio para reducir la densidad de tráfico en las, ya de por sí, congestionadas calles de Barcelona. Pero en el último año, además del aumento del uso de estos vehículos, el número de muertos por accidente se ha disparado. Si entre enero y octubre del pasado año 9 personas perdieron la vida en accidentes de moto, este año ya ha habido 15. Por ese motivo, el Ayuntamiento de la ciudad ha presentado esta mañana un plan de 17 medidas para reducir la siniestralidad de motos y ciclomotores.

El texto pretende abarcar cuatro puntos: la sensibilización y prevención; la corrección y cambios en pautas de comportamiento; el análisis de la información, y la modificación normativa. En este último apartado, el Ayuntamiento ha avanzado que solicitará a la Dirección General de Tráfico la modificación del reglamento general de conductores, que permite conducir motos de hasta 125 centímetros cúbicos con los carnés tipo B (los de vehículos de cuatro ruedas). Una medida aprobada por el Gobierno español a mediados de 2004 que ha catalizado, en buena parte, el aumento de motos en la ciudad.

El Ayuntamiento pide que se estudie una "nueva solución normativa que resuelva la evidente falta de habilidades suficientes de los conductores de motocicleta y ciclomotor con los permisos clase B". Según datos del Consistorio, el 45% de los conductores muertos en accidente de moto tenía un permiso tipo B. La idea, en definitiva, es pedir que los conductores de motocicleta que circulan con permiso tipo B reciban antes formación específica sobre dos ruedas.

Uno de los puntos en los que el Ayuntamiento pone más énfasis es en la forma de conducir de los motoristas. Así, el texto recoge cinco puntos para "corregir y cambiar" hábitos "inadecuados". Según los datos del Consistorio, este año los accidentes con víctimas han aumentado un 7,1%, y más de una cuarta parte han sido por desobedecer los semáforos. El nuevo plan incluye "campañas" realizadas por la Guardia Urbana, en las que los agentes priorizarán las infracciones realizadas por motoristas como la conducción en zigzag, los giros inadecuados o las salidas de semáforo cuando aún está en rojo. Asimismo, se aumentarán el número de radares, los controles de alcoholemia y drogas, de velocidad y de ITV.

En los últimos meses el debate sobre las motos ha crecido en Barcelona, después de que a finales de septiembre cuatro personas murieran en solo una semana. El RACC, que siempre se había mantenido en contra, ya dejó entrever su disposición a aceptar que las motos utilizasen los carriles para autobuses y taxis. Ayer fue el líder del PP municipal, Alberto Fernández Díaz, quien se mostró a favor de esta medida. Fernández pidió al alcalde, Xavier Trias, que "ponga el acento en la seguridad de las motos, no es momento de tanto informe con estadísticas sobre la moto, los motoristas cada vez son más víctimas de accidentes de tráfico en Barcelona, es necesario tomar decisiones para ofrecer más seguridad a los motoristas”. El alcalde del PSC, Jaume Collboni, ha pedido pruebas piloto antes de permitir a las motos circular por los carriles bus. Collboni ha recordado que los "expertos en movilidad dicen que es peligroso".

El nuevo plan también incluye campañas de formación y sensibilización. La Guardia Urbana comenzará en breve a realizar cursos en empresas para formar a sus trabajadores sobre la vulnerabilidad de las motos. Otro de los objetivos de esta campaña serán los jóvenes de entre 16 y 18 años. El Ayuntamiento se compromete a estudiar los tramos en los que se producen más accidentes de motos y a impulsar medidas para mejorar el estado de las carreteras.

Más información