El Parlament se autoinculpa colectivamente por el 9-N

La Cámara, a propuesta de la CUP, asume las consecuencias judiciales de la consulta

Artur Mas recibe al diputado de la CUP, David Fernández en el Parlament.
Artur Mas recibe al diputado de la CUP, David Fernández en el Parlament.Toni Albir (EFE)

El Parlamento de Cataluña aprobó ayer una moción en la que “asume de forma solemne y colectiva todas las consecuencias que se pudieran derivar” de la celebración del 9-N. La “autoinculpación colectiva” se aprobó con los votos a favor del bloque soberanista (CiU, Esquerra Republicana, ICV-EUiA y la CUP), la abstención del PSC y la oposición de PP y Ciutadans.

Más información
1,8 millones de personas votan por la independencia catalana en el 9-N
Malestar en la fiscalía por la presión del Gobierno para actuar contra Mas
Mas sondea a los partidos antes de decidir si convoca elecciones

La moción, presentada por la CUP, señala que el Parlament rechaza cualquier intento de exigir responsabilidades por la vía judicial en relación con la participación en el “proceso participativo” del 9-N. “Una línea de actuación del Gobierno de los populares de criminalización de las movilizaciones ciudadanas”, según añade la moción.

Con los mismos votos, el Parlament condenó la actuación de la delegada del Gobierno en Cataluña, Llanos de Luna, por considerar que “se extralimitó en sus funciones, amenazando a ayuntamientos y directores de institutos”. La moción reclama al Gobierno catalán que estudie los mecanismos legales convenientes para defender las competencias de la Generalitat afectadas.

El diputado de Iniciativa Jaume Bosch reclamó al Parlament que pida la dimisión de Llanos de Luna. “Más que delegada del Gobierno en Cataluña, es la delegada de Gobierno contra Cataluña”, aseveró Bosch. En la misma línea de crítica, el diputado de CiU Albert Batalla acusó a Llanos de Luna de ejercer un “papel inquisitorial”.

La Cámara da luz verde  un comisión para iniciar el proceso constituyente de una Cataluña independiente
Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

La moción recoge también la voluntad de crear un grupo de trabajo designado por el Parlament tras las próximas elecciones para iniciar un “proceso constituyente”. La comisión, con la ayuda de agentes políticos y sociales representativos de la pluralidad, “se ocuparía de la redacción del procedimiento democrático y participativo que ha de regir el proceso constituyente”. Este último punto se aprobó con los votos a favor de CiU, ERC y la CUP, la abstención de Iniciativa y la oposición de PP, Ciutadans y el PSC.

La comisión se aprueba con los votos de CiU, ERC y la CUP y la abstención de ICV

El más crítico con esta moción fue el diputado del Partido Popular Sergio Santamaría. “Esta propuesta es un eufemismo de la subversión. La radicalidad de los partidos independentistas no tiene nada democrática, sino de regresiva y totalitaria”, concluyó. Críticas compartidas también por la portavoz parlamentaria de Ciutadans, Carina Mejías, que aseguró que lo que se propone en esta moción es “un proceso insolidario y populista”.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS