Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El juez imputa a Juan Cotino en una pieza separada del ‘caso Gürtel’

El expresidente de las Cortes valencianas responderá por la visita del Papa a Valencia

Juan Cotino, el pasado mes, cuando presentó su dimisión como presidente de las Cortes valencianas.
Juan Cotino, el pasado mes, cuando presentó su dimisión como presidente de las Cortes valencianas.

El juez del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana José Ceres imputó este lunes a Juan Cotino en el caso Gürtel. El magistrado citó a Cotino, recientemente dimitido como presidente de las Cortes Valencianas, para interrogarlo sobre el supuesto amaño que permitió a la trama Gürtel captar 7,4 millones de euros de la desaparecida Ràdio Televisió Valenciana con motivo de la retransmisión de la visita del Papa Benedicto XVI a Valencia en el año 2006. El magistrado atendió la petición formulada por la Fiscalía Anticorrupción, según la cual “una pluralidad de indicios racionales” apuntan a que el veterano político del PP participó en los hechos, pudiendo haber cometido los “delitos de prevaricación, tráfico de influencias, malversación de caudales públicos y cohecho”.

Cotino guardó este lunes silencio. En los últimos tiempos ha insistido, sin embargo, en que ha metido la pata muchas veces “pero nunca la mano”.

En la misma resolución, el juez Ceres imputó a otras siete personas por haber intervenido presuntamente en el fraude del que se benefició la red de Francisco Correa. Una de ellas es Vicente Sanz, ex secretario general de Ràdio Televisió Valenciana (RTVV), procesado en un procedimiento distinto por supuestos abusos sexuales a tres trabajadoras de la corporación cerrada hace un año.

El magistrado reproduce, resumidos, los argumentos esgrimidos por la fiscalía para imputar al expresidente de las Cortes Valencianas. En 2006, Cotino era consejero de Agricultura y no formaba parte de la Fundación V Encuentro Mundial de las Familias, creada por las Administraciones valencianas y por la Iglesia para aglutinar los preparativos de los actos del Papa. A pesar de que no “ostentaba formalmente ningún cargo en la fundación”, Cotino tenía mando, señala el fiscal, llegando por ejemplo a nombrar “a sucesivos encargados” de la misma.

Basándose en “testimonios y correos electrónicos” que obran en la causa, Anticorrupción sostiene que Cotino habría mantenido “directa o indirectamente contactos con Álvaro Pérez”, delegado de la red de Correa en Valencia, “con la finalidad” de que la empresa de este, Orange Market, fuera contratada por los organizadores de la visita de Joseph Ratzinger. Cotino habría participado, manteniendo “contactos y reuniones”, en la decisión de que RTVV retransmitiera a través de televisores gigantes los actos pastorales, informando al exdirector general de la radiotelevisión valenciana Pedro García de que le había “tocado lo de las pantallas”.

Siempre según los indicios expuestos por la fiscalía, el expresidente del Parlamento autonómico explicó al entonces responsable “del área de infraestructuras” de la Fundación V Encuentro que la empresa del presunto cabecilla de Gürtel Álvaro Pérez, conocido como El Bigotes, había resultado “adjudicataria” del contrato para suministrar pantallas gigantes y megafonía de los actos en una “fecha en la que no se había publicado ni iniciado la tramitación del expediente” para esas adjudicaciones.

Un año después, en 2007, agrega el escrito de la fiscalía dirigido al juez, “Juan Cotino Ferrer figura en el listado de personalidades a los que Orange Market hizo regalos de Navidad donde aparece el coste. En concreto, un chaquetón de Milano por 375 euros”.

Cotino ha asegurado varias veces en los últimos meses que su papel en estos actos fue menor. “Estuve colaborando en todo lo que creía que tenía que opinar y tenía que decir, aunque ni tomé ninguna decisión, ni estaba en ningún órgano para tomar ninguna decisión. La verdad es que yo trabajé de voluntario todo lo que podía, como muchos más voluntarios”, dijo en febrero.

Anticorrupción apoya su tesis, además, en las grabaciones del exconcejal de Majadahonda José Luis Peñas; en el análisis de la agenda de Pablo Crespo, considerado por la investigación lugarteniente de Correa, y en el informe policial de julio pasado que describe a Cotino como “elemento nuclear” en las decisiones en torno a la visita papal.

Tercer vicepresidente implicado

Cinco años y nueve meses después de salir a la luz, el caso Gürtel sigue haciendo estragos entre quienes fueron responsables de la Administración autonómica valenciana bajo la presidencia de Francisco Camps. Con la imputación, este lunes, de Juan Cotino, son ya tres los exvicepresidentes de la Generalitat que se han visto implicados en la misma causa judicial.

Cotino presidió las Cortes Valencianas hasta hace un mes, pero previamente fue vicepresidente tercero de la Generalitat. En ese periodo, de 2007 a 2011, coincidió con Vicente Rambla, entonces vicepresidente primero del Consell, que se halla imputado en las piezas separadas del caso que investigan la supuesta financiación ilegal de los populares valencianos, y que también abandonó hace unos meses la política.

Antes de que la justicia señalara a Rambla y Cotino, Víctor Campos, vicepresidente entre 2004 y 2007, fue condenado en el llamado caso de los trajes. Un procedimiento sobre supuestos regalos de la trama de Francisco Correa a cargos públicos en el que Camps fue absuelto por un jurado.

Además de los tres antiguos vicepresidentes, en la rama valenciana de Gürtel han sido procesados otra expresidenta de las Cortes Valencianas y exconsejera, Milagrosa Martínez, y los exconsejeros Angélica Such, Alicia de Miguel, Manuel Cervera y Luis Rosado. Tres diputados autonómicos más, que fueron miembros de la dirección del PP valenciano, también han sido imputados: Ricardo Costa, Yolanda García y David Serra (dimitido en septiembre).

Ximo Puig, líder del PSPV-PSOE, que ejerce la acusación en el procedimiento, declaró que la imputación de Cotino demostraba “que los jueces y la justicia están haciendo efectivamente su trabajo, y que tanto la denuncia política de los miembros de la oposición como la denuncia periodística funcionan”.