Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los perros salvajes vuelven a matar dos ovejas en el mismo corral de Serós

El ganadero disparó al aire para ahuyentar a los animales

Los perros salvajes que la semana pasada provocaron la muerte de unas 150 ovejas en un corral de Serós (Segrià) han vuelto esta madrugada a matar dos animales más en la explotación del mismo ganadero, que ya ha perdido un tercio del rebaño.

La matanza hubiera sido más grande si no hubiera sido porque, después del primer ataque, Ramón Agustí, propietario del rebaño, decidió dormir en la granja para proteger el ganado. Agustí ha explicado que sobre la una de la madrugada se ha despertado al oír mucho ruido en el corral y algunos ladridos, por lo que ha cogido una escopeta y ha efectuado un disparo al aire para ahuyentar a los perros que estaban en el interior del redil.

El ganadero asegura que a pesar de la oscuridad ha podido ver que tres perros negros, uno de ellos muy grande, han saltado la pared de la granja y han huido. “Estos perros volverán a atacar cualquier noche porque son feroces y se comportan como lobos. Yo me quedaré cada noche junto a las ovejas, pero la única solución es eliminarlos”, asegura.

Muchos de los 150 animales que murieron asfixiados en el primer ataque estaban a punto de criar

Agustí tenía 650 ovejas y ahora sólo le quedan 430. Muchos de los 150 animales que murieron asfixiados en el primer ataque estaban a punto de criar y otros que quedaron malheridos también han muerto con posterioridad.

El alcalde de Serós, Gabriel Pena, ha lamentado el suceso y ha solicitado al Departamento de Agricultura de la Generalitat que los Agentes Rurales patrullen sin cesar por el término municipal para localizar la jauría de perros salvajes que tiene amedrentados a los ganaderos de la localidad. De momento, las jaulas trampa que han colocado en diversos lugares no han funcionado. Si no pueden ser capturados con este sistema, tendrán que ser eliminados con el uso de armas de fuego.