Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una gran contrata de limpieza acumula impagos a la plantilla

Las Administraciones aseguran que Linorsa cobra puntualmente

La empresa limpia centros de salud y recintos públicos de cinco ciudades

Una gran contrata de limpieza acumula impagos a la plantilla

La empresa adjudicataria del servicio de limpieza de la mayor parte de las instalaciones públicas de Galicia (colegios, juzgados, centros de salud y la sede del Parlamento gallego, entre muchas otras), Linorsa, mantiene impagos con su plantilla desde el verano. Sus 700 trabajadores (de los 1.500 repartidos en concesiones públicas en distintos puntos de España que han denunciado la misma situación) llevan meses dando la voz de alarma ante las Administraciones contratantes; una ola de protesta que convocada aisladamente por los afectados de cada municipio ha acabado extendiéndose hasta cubrir prácticamente con sus reivindicaciones y el anuncio de una posible huelga el mapa gallego. De momento han reaccionado los alcaldes de Ourense y Santiago. Ambos amenazan con las rescisiones de los respectivos contratos.

“No se puede consentir que cobren religiosamente y no paguen a sus trabajadores”, coinciden en expresar su sorpresa el regidor ourensano, el socialista Agustín Fernández, y el compostelano, el popular Agustín Hernández, desmontando la justificación —el “impago de servicios por los clientes”— ofrecida por los representantes de la empresa, ilocalizables ayer para este diario, a los delegados sindicales. También la Xunta les transmitió que estaba al día en el pago a la concesionaria.

Las demoras en los pagos de Linorsa comenzaron en junio. A comienzos de septiembre, la empresa se disculpó con los trabajadores y achacó los nuevos impagos a una deuda de 1,5 millones que mantiene con ella un Ayuntamiento de la Comunidad de Madrid y que arrastraría desde enero. Los sindicatos comenzaron a reclamar a las Administraciones públicas el rescate de las concesiones.

Sin embargo, la primera restricción salarial aplicada por la firma viguesa se remonta a la Navidad de 2012. Linorsa retiró entonces a sus trabajadoras en el Parlamento autonómico la paga extraordinaria. En aquella ocasión el PSOE presentó una queja ante la presidenta de la institución pero los servicios jurídicos de la Cámara concluyeron que no se podía intervenir porque la concesionaria no había incumplido el pliego de condiciones. El Parlamento se desentendió entonces de este asunto. Dos años después, las Administraciones públicas contratantes comienzan a temer por la situación de este servicio.

Una huelga de los trabajadores de Linorsa pondría patas arriba la normalidad en las principales ciudades de las cuatro provincias gallegas: la firma viguesa tiene la concesión de la limpieza de una veintena de centros de salud en la provincia de Pontevedra; de los 17 colegios públicos del Ayuntamiento de Ourense; de las dependencias municipales de Santiago; de los museos científicos, el aeropuerto, la estación de autobuses, la Delegación y la Subdelegación del Gobierno, Aduanas, el COF y la biblioteca Xoana Capdevielle de A Coruña; de los juzgados de Lugo; y del Ayuntamiento, la dirección provincial del Sergas, los juzgados, la Universidad, centros comerciales y colegios públicos de Vigo.

La plantilla ha sido clave para que Linorsa se hiciera con buena parte de los concursos públicos en los que ha competido contra otras empresas. Uno de los aspectos decisivos en sus contrataciones es el compromiso de la empresa en mantener la lista de personal, así como el elevado número de trabajadores que oferta. Algunas plantillas llevan ahora meses sin cobrar.