Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un agricultor murió por un proyectil de la guerra que la Guardia Civil no vio

El artefacto explotó cuando los agentes fueron a avisar a la Policía Nacional por no ser un caso de su demarcación

Imagen del campo con la caseta frente a la que falleció el agricultor. Ampliar foto
Imagen del campo con la caseta frente a la que falleció el agricultor.

El vecino de Onda que falleció ayer en su finca de Vila-real tras explotarle un artefacto llamó a la Guardia Civil para avisar de que en su caseta había aparecido material robado, como enseres de cobre, sin ver que entre el amasijo depositado había un proyectil de la Guerra Civil. La pareja de agentes que acudió al lugar tampoco se dio cuenta de la existencia del artefacto -según ha informado este viernes el subdelegado del Gobierno en Castellón, David Barelles- y le comunicaron que se hallaban en una zona cuya competencia correspondía a la Policía Nacional. Fue justo en el momento en el que los guardias civiles se dirigían a su coche para informar al otro cuerpo cuando se produjo la explosión que acabó con la vida de este hombre de 54 años. El lugar no fue acordonado ni se le alertó de que no manipulara nada porque, ha asegurado Barelles, los agentes no se dieron cuenta de la existencia del proyectil.

“Los guardias fueron allí, hablaron con él, no vieron ninguna cosa rara, todo parecía normal (…) y como el señor estaba tranquilo y no había nada anómalo que hiciera pensar que pudiera pasar algo raro, la pareja se fue al vehículo para hacer la llamada pertinente al Cuerpo Nacional de Policía. En ese momento ocurrió la explosión”, ha explicado el subdelegado del Gobierno. Barelles ha indicado que los agentes están investigando ahora de quién provenía aquella mortal mercancía que se abandonó en la caseta de este vecino de Onda.

El suceso ocurrió en el mediodía de ayer junto a una caseta de caza destinada a la captura de aves. Desde la comisaría de la Policía Nacional de Castellón informaron de que en esta estructura no había ningún explosivo o material de caza que pudiera haber sido el causante de la explosión.

 

La Policía Nacional investiga quién pudo depositar un montón de chatarra entre la que se escondía un proyectil de la Guerra Civil junto a la caseta de caza de un vecino de Onda cuya explosión acabó con su vida el pasado jueves. El hombre, al intuir que podía tratarse de material robado y, al parecer, sin percatarse del artefacto, llamó a la Guardia Civil, pero los agentes que acudieron tampoco vieron el artilugio y se marcharon hasta su coche, aparcado a unos treinta metros del lugar, para avisar a la Policía Nacional. La zona era competencia del Cuerpo Nacional de Policía. La bomba estalló justo en ese momento. El subdelegado del Gobierno de Castellón, David Barelles, ha exculpado este viernes a los agentes de cualquier responsabilidad al asegurar que no vieron el explosivo.

La brutal explosión se produjo pasadas las doce del mediodía del jueves. El hombre, un vecino de Onda de 54 años, acudió a su finca en Vila-real. Allí tenía una caseta de caza de aves, práctica de la que era aficionado. Al llegar el jueves se encontró con toda la chatarra y llamó al cuartel de Onda. "Los guardias fueron allí, hablaron con él, no vieron ninguna cosa rara, todo parecía normal (…) y como el señor estaba tranquilo y no había nada anómalo que hiciera pensar que pudiera pasar algo raro, la pareja se fue al vehículo para hacer la llamada pertinente al Cuerpo Nacional de Policía. En ese momento ocurrió la explosión", ha explicado el subdelegado del Gobierno. Barelles indicó que los agentes están investigando ahora de quién provenía aquella mortal mercancía que se abandonó en la caseta.

El subdelegado del Gobierno apuntó además que el fallecido llegó a manipular una "espoleta" del artefacto y que fue esto lo que provocó finalmente la explosión.

El hombre era un vecino conocido de Onda porque regentaba un bar junto con su esposa. El funeral se celebró en la tarde de ayer.

La Guardia Civil informó recientemente de los pasos a seguir al dar con estos explosivos de la guerra tras desactivar dos artefactos hallados en L'Alcora y Benafer.

Más información