Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Lou Donalson, una oportunidad única

El octogenario y sabio saxofonista actúa este lunes en Valencia

Lou Donalson, una oportunidad única Ampliar foto

Lou Donaldson fue reconocido el año pasado con los National Endowment for the Arts Jazz Master, la más alta distinción que se otorga en Estados Unidos a la gente que se dedica al oficio de músico de jazz. Dizzie Gillespie lo estrenó en 1982, Count Basie en 1983, Miles Davis en 1984, Ella Fitzgerald en 1985 … y así un largo etcétera.

No es que Donaldson ponga este lunes el marchamo de la veteranía al festival de música contemporánea del Jimmy Glass Jazz Club de Valencia, porque a estas alturas es intemporal, sino que lleva al barrio del Carmen quintales de sabiduría musical y escénica. El saxofonista, que empezó a tocar el clarinete a los 9 añitos, cumplió hace unos días los 88 como si tal cosa y, según ha confesado, no es que necesite salir de gira para sostenerse, sino que lo hace por el placer de dar a conocer la música que ama y que llevó a su máxima expresión con el álbum Blues walk, en 1958.

Fue, con este y otros discos, una de las estrellas del legendario sello Blue Note. Pero, más allá de la inyección de creatividad imborrable que recibió cuando por primera vez escuchó a Charlie Parker, Lou Donaldson ha cultivado una gran virtud, consistente en alternar con la excelencia y aproximarla a lo popular, o si se quiere, a la pista de baile.

Agita con maestría la coctelera donde se enlazan el bebop, el blues y el soul, y les da un toque de órgano como pocos. No es probable, por otra parte, que haya muchas oportunidades más de verle y escucharle a dos metros de distancia por estos pagos. Así que, si todo va bien, este lunes en Valencia, saldrá a escena mister Sweet Poppa Lou. Con él, un trío de artesanos de primer orden: Randy Johnston, a la guitarra; Akiko Tsuruga, al órgano, y Fukushi Tainaka, a la batería.