La Sinfónica vasca estrena una obra en homenaje a Eresoinka

El estreno de la partitura para 'txistu' y orquesta será el día 18 de octubre en el Euskalduna de Bilbao

Los pianistas Marta Zabaleta y Miguel Borges Coelho.
Los pianistas Marta Zabaleta y Miguel Borges Coelho.

Tras su histórica presencia en La Biennale de Venecia, la Orquesta Sinfónica de Euskadi (OSE) retoma su temporada de conciertos, en el que se incluye un "homenaje al espíritu de Eresoinka", la agrupación que fue embajadora vasca en el exilio y cumple 75 años de su disolución.

Con tal motivo, la Orquesta de Euskadi encargó a la compositora de Algorta Isabel Urrutia la obra Eresoinka, una obra para txistu solista y orquesta sinfónica que cuenta con el apoyo de la Fundación SGAE y la AEOS. Tiene como solista al txistulari Garikoitz Mendizabal y constituirá "un homenaje al primer director de la Orquesta de Euskadi, Enrique Jordá, y al grupo de folklore vasco con el que trabajó este maestro.

Además, una nueva colaboración con el Museo de Bellas Artes de Bilbao ha permitido que se puedan exponer dos óleos sobre lienzo de Antonio de Guezala, artista que se ocupó de la escenografía, decorados y vestuario de Eresoinka. Los dos cuadros, que corresponden a 1939 y forman pareja, se refieren a los montajes del grupo, fueron titulados Eresoinka 20h45 y Eresoinka 8h45 y recogen dos momentos de su actividad separados por 12 horas.

El programa se presentará el día 18 de octubre en el Palacio Euskalduna de Bilbao y después en el Kursaal donostiarra (días 20 y 23), mientras que la actuación en el Baluarte de Pamplona será el día 21 y en el Principal de Vitoria un día después.

La OSE ha informado en una nota de que como continuación al estreno de Eresoinka, la Sinfónica vasca dará paso al dúo de pianos formado por Marta Zabaleta y Miguel Borges Coelho para interpretar el Concierto para dos pianos y orquesta de Mozart. Zabaleta y Borges Coelho, dos prestigiosos solistas que se conocieron en su época de estudiantes y tocan en dúo desde entonces, tomarán el relevo para "adentrarse en el ingenioso juego de preguntas y respuestas musicales" que plantea Mozart en el Concierto para dos pianos y orquesta, escrito en torno a 1776.

Carlo Rizzi, durante 15 años director de la Welsh National Opera y asiduo colaborador de la OSE, dirigirá por último la Sinfonía nº1 en do menor de Brahms, creación que consagró al alemán entre los más grandes sinfonistas de su época.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS