Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Botella riñe pero mantiene al edil que echó a una alto cargo por ser madre

El concejal continua al frente de Hortaleza y en la comisión de Familia y Asuntos Sociales

La alcaldesa ordena devolver su cargo a la funcionaria destituida si así lo desea

La portavoz de Igualdad en el Congreso anima a la trabajadora a denunciarle

La alcaldesa de Madrid, Ana Botella, la semana pasada en un acto. Ampliar foto
La alcaldesa de Madrid, Ana Botella, la semana pasada en un acto.

La alcaldesa de Madrid, Ana Botella (Partido Popular), ha calificado de “terribles” y “ofensivas” las explicaciones de su concejal del distrito de Hortaleza, Ángel Donesteve, que hace unos días destituyó a su número tres por tener un hijo. Pese a ello, la regidora le mantiene como presidente del distrito (con 174.000 habitantes, aproximadamente como Santander o Burgos) y representante del PP en la comisión municipal de Familia y Servicios Sociales. “Ella prefiere conciliar su vida personal y familiar, pero yo necesito el máximo rendimiento y el máximo número de horas de trabajo que se puedan prestar”, argumentó Donesteve en el pleno municipal sobre su decisión de destituir a la responsable municipal.

La portavoz de Igualdad del PP en el Congreso, Marta González, ha señalado esta tarde a Efe que el concejal cometió “una ilegalidad”, y ha animado a la funcionaria a denunciarlo porque sería “ejemplarizante”. González considera en cualquier caso que “corresponde a la alcaldesa adoptar las decisiones oportunas”. “Todo despido vinculado a la maternidad es improcedente o nulo”, ha concluido, confiando en que la trabajadora “vuelva a su puesto y actúe la justicia”.

 “A mí, como mujer, me ofende. Empecé a trabajar con 20 años, tuve mis hijos e hice compatible mi vida familiar en momentos mucho más difíciles... Ahora hay muchos hombres que participan en las tareas de casa, pero en aquella época era muy complicado”, ha asegurado esta mañana la regidora.

Botella (Madrid, 1954) aprobó las oposiciones al Cuerpo de Técnicos de Administración Civil del Estado en 1977, cuando tenía 23 años, y trabajó desde entonces en distintas Administraciones como funcionaria. En 2003, fue elegida concejal del Ayuntamiento de Madrid, y formó parte desde ese año del gobierno municipal del entonces alcalde, Alberto Ruiz-Gallardón, al que sustituyó en diciembre de 2011. Botella está casada desde 1977 con el expresidente del Gobierno José María Aznar, y tiene tres hijos con él.

Las declaraciones de su concejal le parecen “ofensivas para todas las mujeres”. “Es dudar de la capacidad de las mujeres para trabajar y ocuparnos de nuestra casa”, ha señalado esta mañana. Donesteve pidió ayer disculpas en una nota remitida a EL PAÍS, pero en su momento ni siquiera aclaró los motivos de la destitución de la funcionaria. “Merece una total repulsa y me ofende como mujer y como alcaldesa, pero más como mujer”, ha concluido esta mañana la alcaldesa.

Ángel Donesteve, jurando su cargo en enero de 2013. ampliar foto
Ángel Donesteve, jurando su cargo en enero de 2013.

Por la tarde, Botella se ha reunido con el concejal, que "se ha retractado y se ha mostrado profundamente arrepentido", según fuentes municipales. Botella ha ordenado "la reincorporación automática de la funcionaria a su antiguo puesto de trabajo" si así lo desea. Y ha instado al concejal a pedir disculpas en la próxima comisión de Familia y Servicios Sociales, de la que seguirá formando parte.

La funcionaria a la que echó Donesteve era responsable del Área de Servicios Jurídicos de Hortaleza desde hace 10 años, y desde hacía casi dos ejercía además como secretaria del distrito, el tercer puesto en relevancia tras el edil y el gerente; como tal, era responsable de dar fe en plenos y debates y de administrar los puestos laborales del distrito.

Según el concejal, “es una funcionaria recta, honrada, que ha hecho muy bien su trabajo”. “Gracias a ella, ha aumentado más del 50% la producción administrativa del departamento jurídico”, añadió el pasado 8 de octubre en su intervención ante el pleno de distrito.

Pese a ello, Donesteve decidió destituirla hace unos días. Desde entonces, la funcionaria está de baja por ansiedad, y a la espera de un nuevo destino en el Ayuntamiento. La trabajadora tuvo un hijo hace dos años, pero no pidió en ningún momento una reducción de jornada ni cualquier otra medida de conciliación de la vida familiar y laboral. Cumplía con la jornada de trabajo fijada en el Ayuntamiento (de ocho de la mañana a tres y media de la tarde), y con las labores (consejo de seguridad o territoriales...) fijadas por las tardes. Al contrario que sus predecesores, no hubo nunca que suplir su ausencia.

El concejal, que tiene completa libertad para nombrar o destituir al secretario del distrito, explicó en el pleno: “Celebro su feliz maternidad hace un año, [pero] en este momento prefiero un máximo rendimiento”. “Como en este mandato me quedan ya solo ocho meses como máximo, quiero obtener la máxima eficacia por parte de toda la Junta Municipal del Distrito y, como jefa de oficina, una de sus misiones es que todos los trabajadores que la integran rindan al máximo”, añadió. El mandato del gobierno que lidera Botella concluirá con las elecciones municipales de mayo de 2015.

El PP obtuvo 31 concejales (del total de 57) en las elecciones de 2011, pero la salida desde entonces de muchos de ellos, empezando por el propio Gallardón, y la renuncia a ocupar su puesto de otros miembros de la lista, permitió a Donesteve acceder al acta de edil.

Previamente, llevaba ejerciendo desde 2003 como asesor político en el distrito de Salamanca. En ese puesto, nombrado a dedo pero pagado con dinero público, recibía 50.500 euros anuales. Ahora, como concejal, cobra 91.780 euros.

La Ley Orgánica 3/2007 para la Igualdad Efectiva de Mujeres y Hombres prohíbe en su artículo 44 “toda discriminación” a la hora de conciliar vida personal, familiar y laboral. En este caso, la funcionaria ni siquiera había solicitado medida alguna para, como defiende la norma, “fomentar la asunción equilibrada de las responsabilidades familiares”.

Lissavetzky: "Tendría que ir pensando en su dimisión"

El portavoz municipal socialista, Jaime Lissavetzky, ha asegurado hoy que si el concejal del PP "no piensa que se ha equivocado" al destituir a una alto cargo por ser madre, "tendría que pensar en irse", según informa Europa Press.

"Si quiere cambiar una persona que la cambie, está en su perfecto derecho, pero es él el que habla de la maternidad. Va contra la Ley de Igualdad", ha añadido. "O pide disculpas clarísimamente o tendría que ir pensando en su dimisión", ha zanjado.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Más información