Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las obras para unir de los FGC entre Espanya y Gràcia comenzarán en 2020

La Generalitat presenta el estudio previo, que cifra la infraestructura en 321 millones

Una línea de Ferrocarriles de la Generalitat (FGC) que unirá la plaza de Espanya de Barcelona con la estación de Gràcia, de manera que los viajeros de la línea 9 Llobregat-Anoia puedan enlazar con las que van al Vallès. La Generalitat ha presentado hoy el estudio informativo de la prolongación de la línea: la construcción de cuatro kilómetros y tres nuevas estaciones que tendrá un coste estimado de 321 millones en unas obras que podrían empezar en 2020.

La nueva línea, que subiría por el subsuelo de la calle de Urgell, tendría paradas en el hospital Clínico y Francesc Macià, un punto neurálgico de comunicaciones de autobús y tranvía, pero que hoy por hoy no tiene metro.

La obra, presentada por el consejero de Territorio, Santi Vila; el alcalde de Barcelona, Xavier Trias; y el presidente de FGC, Enric Ticó, está contemplada en el Plan Director de Infraestructuras 2011-2020 como actuación prioritaria, por lo que los trabajos deberían empezar antes de 2020 y, de ser así, la conexión estaría operativa en 2024, ya que la actuación tiene un plazo de ejecución de tres años y nueve meses. El estudio estará a exposición publica este viernes y está previsto redactar el proyecto en 2015.

El nuevo ramal tiene una demanda estimada de 14 millones de usuarios anuales

"Estamos muy contentos de iniciar el trámite informativo de este proyecto, que resuelve una reivindicación histórica como es conectar ambas líneas ferroviarias", ha destacado Vila, que en cuanto a la financiación de la obra ha indicado que se podría hacer a través de los presupuestos, al no ser un importe demasiado elevado, o a través de un partenariado público-privado.

"Tenemos las cosas preparadas para cuando se puedan hacer. No estamos explicando un imposible", ha afirmado Trias, que ha añadido que, de este modo, el proyecto ya estará preparado para su ejecución cuando la situación económica lo permita.

Pese a haberse estudiado tres soluciones alternativas --uno o dos túneles por las calles Rocafort y Urgell--, se ha decidido que la más favorable es la que discurre por Urgell con dos túneles independientes de 6,7 metros de diámetro, y la prolongación supondrá un nuevo trazado de 4,1 kilómetros.

También será necesaria la remodelación de la estación de plaça Espanya y la construcción de tres nuevas estaciones en Hospital Clínic con intercambio a la L5 de Metro --en Urgell, entre Rosselló y Còrsega--, Francesc Macià con intercambio Trambaix --en Urgell, entre Buenos Aires y la plaza--, y Gràcia, con conexión a línea del Vallès de FGC --en Travessera de Gràcia, entre Balmes y Via Augusta--, a la vez que habrá una cola de maniobras al final de la línea y se prolongarán dos de las cuatro vías de la estación de plaça Espanya.

En suma, esta actuación mejorará la cobertura en transporte público del Eixample izquierdo de la capital catalana, y facilitará el acceso de los usuarios de la línea Llobregat-Anoia al centro de la ciudad, así como la conexión con la línea Barcelona-Vallès.

Con esta prolongación, se estima captar un incremento de la demanda de 14 millones de usuarios anuales --51.700 diarios--, que se sumarán a otros cinco millones que capta la línea por sí misma, con lo que el total de viajeros beneficiados asciende a 19 millones anuales --68.700 diarios--.

También se calcula un beneficio de 41,9 millones de euros anuales por el ahorro de tiempo, reducción de costes de operación de vehículo y descongestión del tráfico urbano, entre otros factores. Actualmente, la línea Llobregat-Anoia de FGC tiene en servicio 98 kilómetros con 42 estaciones y tiene una demanda de 23 millones de viajeros anuales, mientras que la línea Barcelona-Vallès cuenta con 45 kilómetros y 32 estaciones, y la demanda es de 57 millones de usuarios anuales --está en marcha su prolongación en Terrassa y Sabadell--.