A vueltas con la cultura

Expertos en arte debaten en el Museo Picasso de Málaga sobre los productos culturales

El diseñador Modesto Lomba, en su estudio en 2013.
El diseñador Modesto Lomba, en su estudio en 2013.Bernardo Pérez

“Todo puede ser exhibido en los museos mientras tenga un criterio museográfico coherente: el museo no muestra nunca inocentemente o, para ser más exactos, no debería nunca mostrarse nada sin un por qué, sin un discurso interpretativo, que puede explicitarse mediante textos o incluso sólo visualmente”. Así defendía hace ya casi 15 años la historiadora del arte Victoria Combalia que el Museo Guggenheim de Bilbao organizase en sus salas una retrospectiva dedicada al diseñador italiano Giorgio Armani.

Entonces, para muchos, que los museos abrieran sus puertas a disciplinas como la moda o la gastronomía suponía todo un sinsentido, si bien no les negaban su condición de expresiones artísticas de pleno derecho.

Cosas menos refinadas como excrementos de elefantes, basuras y animales en descomposición han provocado largas colas de espectadores y gran éxito de recaudación. En la actualidad, no hay gran museo sin gran público, no hay supervivencia sin espectáculo, no hay prestigio sin el deseo de las masas. Desde hace dos décadas, todos los importantes museos de Estados Unidos han elegido a sus directores entre figuras empresariales o han creado una dirección bicéfala, artística y mercantil”, añadía el escritor Vicente Verdú al respecto, incidiendo en que la industria cultural genera productos pensados para ser consumidos por las masas, que en buena medida son las que determinan ese consumo.

Todo puede ser exhibido en los museos mientras tenga un criterio museográfico coherente Victoria Combalia, historiadora 

Y es que, en los últimos años, los museos se han acercado al gran público mediante todo tipo de iniciativas culturales, además de las meramente artísticas y expositivas. Seminarios de poesía, ciclos de música, flamenco y otras iniciativas copan su agenda de actividades con el fin de atraer a más visitantes.

Incluso muchos han apostado por el maridaje con otras disciplinas artísticas, como la gastronomía, para ganar atractivo. Es el caso del Guggenheim bilbaíno, donde el Nerúa dirigido por Josean Martínez Alija suma una propuesta gastronómica de vanguardia, o del Museo Reina Sofía con Arola Madrid, en el que el chef Sergi Arola experimenta con la tradición mediterránea.

De estos cambios en torno a la concepción clásica de un museo y de los objetos, prácticas o disciplinas anteriormente no consideradas como artísticas que entran ahora por la puerta grande de las instituciones culturales se hablará esta semana en el seminario Interpretando el presente del producto cultural que desde este viernes 17 y hasta el sábado 25 organiza el Museo Picasso de Málaga (MPM).

El programa aborda elementos como la moda, la cocina, el diseño, las series de televisión y el propio arte y analizará las transformaciones culturales provocadas por la sociedad contemporánea y globalizada en la que vivimos.

Abrirá el seminario la directora de la Fundación Alberto y Annete Giacometti, Catherine Grenier (viernes 17, 16.00) con una introducción clarificadora titulada ¿Cultura popular versus cultura ilustrada? Grenier ha sido hasta hace poco subdirectora del Departamento de investigación y mundialización del Centro Georges Pompidou de París.

Tras ella, el diseñador de moda Modesto Lomba disertará sobre La última piel de la civilización, mientras que la directora del Museo del Traje de Madrid, Helena López de Hierro d'Aubarède, ahondará después sobre el asunto.

La moda es un sector muy atractivo para la población, para el consumidor, y por tanto para los museos Modesto Lomba, diseñador

“Con el título de mi ponencia pretendo resaltar la importancia que tiene la moda desde el punto de vista cultural; la importancia que ha jugado durante todas las épocas de la civilización. Hoy día es una industria cultural en toda regla y el dictado internacional de lo que está, va a estar y ya no está de moda se hace en España, y lo hace Inditex gracias a su magnífica gestión", explica Lomba. 

"La moda es el gran comunicador tras el deporte. Es un sector muy atractivo para la población, para el consumidor, y por tanto lo es también para los museos”, añade el diseñador sobre su participación en el seminario, que aún mantiene abierto el plazo de inscripción.

El sábado 18 participa Nacho Lavernia, diseñador gráfico e industrial y responsable del estudio Lavernia & Cienfuegos junto a Alberto Cienfuegos. Tras ellos, Mikel Fluxà, director general de Camper y Rachida Justo, profesora de Gestión Emprendedora de la IE Busines School.

El viernes 24 será el turno para Juli Capella, arquitecto, diseñador y comisario de la exposición Tapas. Spanish Design for Food y el cocinero marbellí Dani García con su ponencia Cocina Contradicción.

El seminario lo cierran el sábado 25 el escritor, crítico y profesor de la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona, Jorge Carrión y el productor, realizador y guionista Nacho García Velilla, creador de series como Médico de familia y Aída.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción