Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La UB logra mantener el equilibrio presupuestario en 2013

El centro ha reducido su déficit histórico en un 30% desde 2008

Edificio central de la Universitat de Barcelona.
Edificio central de la Universitat de Barcelona.

Las universidades catalanas siguen su lucha para intentar atajar el déficit que las ahoga históricamente, además de los recortes en las transferencias por parte de la Generalitat. El Consejo de Gobierno de la Universidad de Barcelona (UB) aprobó ayer la liquidación del presupuesto del año pasado, un ejercicio en el que logró mantener por segundo año consecutivo el equilibrio presupuestario y reducir ligeramente su déficit, que ahora se sitúa en los 60 millones de euros.

En 2012, la cifra global del déficit de los siete centros públicos catalanes ascendía a unos 250 millones de euros. De estos, 61,3 millones correspondían a la UB. Según las cuentas aprobadas ayer, el mayor campus catalán consiguió reducir esta magnitud en 1,3 millones en 2013. Hace cinco años, el momento de mayor desequilibrio, esta cantidad era de casi 83 millones, por lo cual ha habido una reducción de cerca del 30% desde 2008.

Si bien en 2011 la UB logró reducir hasta los 50 millones el déficit, los recortes presupuestarios por parte de la Generalitat —su principal fuente de ingresos— añadieron más inestabilidad a las cuentas. Las aportaciones del gobierno catalán se han reducido en un 23% desde esa fecha y para el actual presupuesto el departamento de Economía y Conocimiento, de la que depende la Secretaría de Universidades e Investigación, transfirió 206 millones de euros.

El déficit cero, explica un portavoz del centro, tiene en cuenta el nuevo fraccionamiento de matrícula en siete plazos, que en la práctica desplaza parte del pago del 2013 al ejercicio siguiente.

El presupuesto de la Universidad pasó de 379 millones de euros en 2011 a los actuales 356 millones. Según los datos del Portal de Transparencia que el centro puso en marcha ayer para publicitar sus cuentas, la mayor reducción en el gasto del centro ha sido en inversiones, que se han reducido a más de la mitad.

En el caso de lo destinado para el funcionamiento de la docencia y de la investigación se ha pasado de 62 millones de euros en 2011 a 55 millones para este año. En el capítulo de personal, el que más recursos consume, la disminución ha sido del 2%, ubicándose ahora en 257 millones de euros. La fuente de financiación que más ha crecido son los ingresos académicos. Desde 2011 a este año han aumentado un 36,5%, pasando de los 66 millones de euros a los 104 millones actuales. El precio de las matrículas en Cataluña se disparó considerablemente en 2012, aunque se implantó un cálculo en la renta familiar.

La UB como el resto de las universidades catalanas miran ahora al departamento de Economía, a la espera de saber qué les depara el proyecto de presupuestos del próximo año. El caso más grave es el de la Universidad Politécnica de Cataluña, cuyas finanzas están tuteladas por la Generalitat. Su déficit es de más de 111 millones de euros.