Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rossini joven, bufo y con carga erótica

Emilio Sagi dirige la puesta en escana de la operá 'L'equivoco stravagante'

Una escena de 'L’equivoco stravagante'.
Una escena de 'L’equivoco stravagante'.

El Teatro Arriaga abre el próximo 15 de octubre su ciclo de ópera con la puesta en escena de una divertida, disparatada y llena de equívocos de tinte sexual obra bufa del compositor italiano Gioacchino Rossini titulada L'equivoco stravagante.

La obra, producción propia del Teatro Arriaga sobre una idea original del Rossini Opera Festival de Pésaro, localidad natal del compositor, cuenta con la dirección escénica del responsable artístico del Arriaga, Emilio Sagi, y la musical de la joven maestra italiana Speranza Scapucci.

El montaje de esta ópera de juventud del maestro de Pésaro cuenta con un reparto encabezado por el tenor rossiniano italiano Bruno de Simone y la mezzosoprano italiana Manuela Custer, en los papeles protagonistas de Gamberotto, un pretencioso y acaudalado conservero de hortalizas y verduras, y Ernestina, su hija y víctima del equívoco sexual del argumento.

Completan el elenco, que combina artistas experimentados con jóvenes pero sólidas promesas de la lírica española, los cantantes Jose Luis Sola, David Menéndez, Alberto Núñez y Aurora Gómez.

La obra de Rossini, una de sus primeras piezas de juventud, contiene una "fuerte carga erótica", lo que provocó que fuese primero censurada y después prohibida, a los cuatro días de estrenarse en el Corso de Bolonia en 1811.

El argumento propicia que la joven Ernestina acabe transformada en un joven "castrado" con el fin de esquivar a un pretendiente que sólo la desea por la fortuna de su padre. Este argumento ha dado pie a Emilio Sagi a "añadir un poco más de pimienta" al ya de por si sexualmente escabroso argumento ideado por el libretista Gaetano Gasbarri, autor de los diálogos y texto de la obra, y concluir la función con una fiesta cargada de "ambigüedad sexual", ha explicado el prestigioso director de escena.

El también director artístico del Arriaga ha explicado en su presentación a los medios que ha decidido actualizar la obra escrita por Rossini hace más de 200 años para acercarla al público actual, por lo que ha situado la acción en la época pop de los años 60 del pasado siglo XX.

La joven maestra romana de orquesta Speranza Scapucci, que dirigiráa los instrumentistas de la BOS en esta producción del Arriaga, ha destacado, por su parte, la "gran dificultad" de conseguir crear "color" y diversidad de armonías, debido a la simplicidad de la partitura compuesta por Rossini para esta ópera.