Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Arrancan las obras en la cubierta del cajón de las vías del AVE en Sants

El miércoles comienza el proceso participativo para definir cómo quedará el lado de Can Vies

La macro obra de cobertura de un tramo de 700 metros de las vías del tren a su paso por el barrio barcelonés de Sants, que lleva una década en marcha, entra esta semana en la segunda fase. La primera (sin contar la construcción del cajón en sí mismo) acaba de finalizar: ha consistido en la urbanización del lado montaña de la calle de Antoni Capmany. La segunda es la conversión de la cubierta de la estructura de cemento y vidrio en un paseo verde con mobiliario urbano, áreas de juego infantil, chiringuitos y jardines, acaba de comenzar y está previsto que se prolongue durante casi dos años.

Faltará la tercera, la urbanización del lado mar del cajón. Es donde está la que ahora es la gran patata caliente a la futura actuación: el centro social ocupado Can Vies, indultado provisionalmente por el Ayuntamiento tras las protestas y disturbios con los que la ciudad respondió antes del verano a un intento de desalojo.

Las obras por las que hoy ha paseado el alcalde de Barcelona, Xavier Trias, y el teniente de alcalde de Hábitat Urbano, Antoni Vives, han durado 11 meses y han costado 7,2 millones de euros. La nueva urbanización ha adecentado el espacio que queda entre la pared que cubre las vías y las viviendas: tanto sin son viales de circulación como aceras --todo al mismo nivel, y con prioridad para los peatones--, o los taludes que en algunos tramos salvan el desnivel entre la calle y la parte alta del cajón. Esta primera fase de urbanización de la mastodóntica obra también ha supuesto arreglar los tres pasos inferiores, los que quedan por debajo del cajón en Riera de Tena y Badal.

La cubierta es una lengua de cemento de 34.000 metros cuadrados que se urbanizará con verde, mobiliario y áreas de juego infantil

De forma paralela al final de la urbanización de Antoni de Capmany ha arrancado la obra de adecentamiento de la cubierta, que tiene un presupuesto de 15,6 millones de euros. Se trata de una gran franja elevada de 700 metros que de ancho mide entre 25 y 50 metros, según el tramo. En total, una lengua hoy de cemento de 34.000 metros cuadrados. El proyecto, ha subrayado el consistorio, recoge las demandas de los vecinos y las entidades del distrito en un proceso liderado por un grupo externo (los colectivos Raons Públiques y La Col).

La tercera fase de las obras, que además de resolver el conflicto con Can Vies supondrá expropiar unas 15 fincas de vecinos (entre Jocs Florals y las instalaciones de Citroën en L'Hospitalet), comenzarán este miércoles con una reunión de la Comisión de Seguimiento de la que forman parte los grupos políticos y los vecinos.

El alcalde ha celebrado una obra que ha asegurado que "se convertirá en un referente de como unas obras complicadas se convierten en un espacio amable para el disfrute de los ciudadanos". Trias no llevaba intención de hablar de Can Vies, pero ha sido el primer tema que ha sacado la primera vecina que se le ha acercado y le ha preguntado: "¿Cuándo les sacarán?". "Paciencia, si se portan bien, paciencia", le ha respondido el alcalde.