_
_
_
_

El Alavés se estrella en la muralla

Llagostera vino a no perder y lo ha conseguido en Vitoria

Jose Luis del Campo / Efe
El alavesista Sangalli trata de disparar ante Ruymán.
El alavesista Sangalli trata de disparar ante Ruymán.L. Rico

El Alavés y la Llagostera se repartieron los puntos en un empate sin goles en Mendizorrotza tras noventa minutos en los que los locales no fueron capaces de superar el efectivo dispositivo defensivo de los catalanes.

Los vitorianos no tuvieron ideas suficientes para superar la zaga de una Llagostera que tampoco pasó apuros ante un Alavés que solo efectuó dos disparos a puerta en todo el partido.

Los catalanes tampoco se prodigaron ante la meta local y fiaron la posibilidad de lograr algo positivo a su buen hacer y a poder aprovechar alguna concesión rival. Al final acabaron con un hombre menos por la expulsión del central Ruyman en el minuto 88.

Los locales se quedaron sin enlazar el segundo triunfo consecutivo en su feudo y la Llagostera araña un punto para compensar la derrota de hace siete días ante el Zaragoza.

Sin goles

Alavés: Manu Fernández; Galán (Rafa García, m. 83), Einar Galilea, Migue, Raúl García; Manu García, Toribio; Sangalli, Juli, Tejera (Toti, m. 57); Despotovic (Ion Vélez, m. 71).

Llagostera: René, Aimar, Alcalá, Ruyman, Enric, Jordi López, Diego Rivas; Tarradellas (Roberto, m. 86), Oscar Rico (David Querol, m. 58), Eloy, Juanjo (Tito, m. 70).

Arbitro: Piñeiro Crespo (Comité Asturiano). Amonestó a Oscar Rico, Diego Rivas, René, David Querol, Alcalá, Jordi López por los visitantes.

Expulsó con tarjeta roja directa al jugador del Llagostera Ruyman, en el minuto 88.

Incidencias: Séptima jornada de la Liga Adelante disputada en el estadio de Mendizorrotza de Vitoria ante 8.744 espectadores.

Alavés y Llagostera se enzarzaron en una pelea táctica en el centro del campo por tratar de imponer su patrón de juego. El balón empezó a transitar de unos jugadores a otros en la parcela ancha pero siempre muy lejos de las áreas.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
SIGUE LEYENDO

Hubo que esperar media hora para que Sangalli llegara a línea de fondo y centrara un balón que Despotovic remató sin fuerzas a las manos de René.

El equipo catalán se atrincheró con orden en su parcela a la espera de las acometidas locales y con la intención de enganchar algún contragolpe para sorprender al Alavés. Un desviado lanzamiento de falta desde la frontal del área, al borde de la media hora de juego, fue su pobre balance antes del descanso.

No se modificó el guión el la reanudación. Los locales siguieron aferrados a la paciencia como mejor arma para tratar de encontrar un resquicio en el ordenado entramado defensivo de la Llagostera.

Los de Santi Castillejo no se descompusieron y sofocaron sin apuros las llegadas de un Alavés que tampoco demostró mucha brillantes de ideas en ataque.

De nuevo Sangalli tuvo la primera ocasión albiazul al empalmar una volea tras un saque de esquina, pero el lanzamiento salió muy desviado de la meta de René. Superada la hora de partido Toti tuvo el segundo disparo a puerta de los locales con un manso tiro que atajó el meta gerundense.

En el cuarto de hora final el Llagostera se estiró y quiso tener el balón para mirar al área vitoriana. Tarradellas, en el minuto 78, tuvo la mejor ocasión cuando recortó en el área pequeña y Manu Fernández le arrebató el balón cuando se disponía a rematar.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_