Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

ERC aventaja a CiU con 6,7 puntos en intención directa de voto, según el CEO

El 23% de los electores están indecisos y el 70% apoya celebrar la consulta

El hemiciclo en el último debate de política general.
El hemiciclo en el último debate de política general.

Esquerra Republicana sería ahora la fuerza con mayor intención de voto en las elecciones autonómicas en Cataluña al reunir el 19,8% de los votos frente al 13,1 de los que cosecharía Convergència i Unió. El partido independentista superaría por tanto a los convergentes en 6,7 puntos porcentuales en intención de voto, de acuerdo con una encuesta que ha presentado esta mañana el Centro de Estudios de Opinión de Cataluña (CEO), que también indica que hay un 23% de electores indecisos. En las elecciones de 2012, CiU superó a ERC por 11,3% de votos (20,5 sobre 9,20). El estudio se ha realizado en base al último Debate de Política General, que se celebró el pasado mes de septiembre y en el que el Parlament aprobó la Ley de Consultas y dio luz verde al 9-N. Aunque no contiene los resultados de las preguntas de la eventual consulta, avanza que el 70% de los encuestados está a favor de celebrarla.

La encuesta, realizada sobre un universo de 800 personas y con un margen de error del 3,45%, viene a confirmar la tendencia ya detectada en las elecciones europeas del pasado 25 de mayo cuando Esquerra derrotó a Convergència produciendo el sorpasso. Los independentistas reunieron el 23,67% de los votos y los convergentes el 21,86%. La diferencia en sufragios fue de 50.000. El barómetro del CEO del pasado mes de abril ya arrojaba la galopante subida de Esquerra y pronosticaba prácticamente un empate técnico entre las dos formaciones. El sondeo pronostica también la estrepitosa caída del PP (de un 8,7% al 2,1%) y de PSC (5,8% frente al 9,6). Podemos ha sido incluida en la encuesta y superaría a otras fuerzas con representación parlamentaria. "Lo que se dibuja es un escenario más fragmentado", ha explicado Jordi Argelaguet, director del CEO. Los resultados no están cocinados y reflejan la tendencia de voto, incluyendo a los indecisos.

Con una marcada tendencia a la baja, el electorado penalizaría fuertemente a Convergència i Unió por el escándalo de la familia Pujol. La dirección convergente sabe que perdería los comicios si Mas los adelanta para suplantar la consulta y por ello intenta, hasta ahora sin éxito, formar una candidatura conjunta con los republicanos. Los encuestados escogen a Oriol Junqueras como el líder más valorado del Debate de Política General con 5,75 puntos frente a Mas (5,54). David Fernández, de la CUP, obtiene la tercera plaza (5,31) y el ecosocialista Joan Hererra, la cuarta (5,16). Los tres lideres de los partidos contrarios a la consulta suspenden: el socialista Miquel Iceta obtiene el 4,33; el líder de Ciutadans, Albert Rivera, 3,34 y en el último puesto la popular, Alicia Sánchez-Camacho, con un 2,04%. En cualquier caso, a juicio de los consultados, Mas ganó el debate de política general doblando al republicano: con 31,3 puntos frente a los 15,8 de Junqueras. El estudio hay que mirarlo con precaución porque el 23,2% no dio a nadie por vencedor y el 21,8% no supo qué contestar.

Además, la encuesta arroja que la mayoría de ciudadanos está a favor de la consulta en un 70,8% frente a los 22,9 por ciento que están en contra. Un 6% no contesta. Los resultados son en este capítulo idénticos a los de hace un año. Solo los votantes del PP se oponen radicalmente al 9-N y los resultados reflejan la fractura del PSC: 56,5% a favor y 41,3 está en contra. Un 28% de los votantes de Ciutadans está también a favor.

Con todo, la mayoría de los encuestados se identifican mayoritariamente con la idea de que se sienten tan españoles como catalanes (un 41%) frente a los que solo se sienten catalanes (27,4%) y los que dicen sentirse más catalanes que españoles (21,6%). Un 5,3% dicen ser solo españoles y más españoles que catalanes un 2%. Según el sondeo, están a favor del 9-N el 48,8% de los que dicen tener esa identidad compartida (tan españoles como catalanes). De los que rechazan votar en un 61,9% dicen ser solo españoles.

Más información