Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los partidos contrarios al 9-N creen que Mas no controla el Gobierno

PSC, Ciutadans, y el PP recelan de la influencia que ejerce Carme Forcadell

Artur Mas, junto a Forcadell y Muriel Casals, el pasado 11 de septiembre
Artur Mas, junto a Forcadell y Muriel Casals, el pasado 11 de septiembre efe

Los partidos contrarios a la consulta soberanista del 9 de noviembre recelan de la influencia que ejerce la presidenta de la Asamblea Nacional Catalana, Carme Forcadell, sobre el presidente de la Generalitat, Artur Mas. A juicio de PSC, PP, y Ciutadans, la entrevista que EL PAÍS publica hoy demuestra que el líder nacionalista no lleva el timón del proceso soberanista.

La CUP pide que no haya "fe ciega" en la consulta

La Candidatura d'Unitat Popular ha sido el único partido de los favorables a la consulta que ha accedido a comentar la entrevista a Carme Forcadell, algo que han rechazado CiU, Esquerra e Iniciativa. El diputado Quim Arrufat, tras recalcar que la CUP coincide en muchos aspectos con la ANC, recela de la confianza mostrada por Forcadell, que no contempla que Mas se eche atrás con la consulta. "No funcionamos por la fe ciega en los acontecimientos. Queremos compromisos concretos y transparentes", apunta Arrufat, que critica al Gobierno de Artur Mas por haber suspendido la campaña de la consulta sin consensuarlo. "Esta semana las decisiones no se han tomado con el resto de partidos. No ha empezado con buen pie la práctica política de la unidad", considera el diputado, que sentencia: "No funcionamos por fe, sino por compromisos políticos concretos, palpables, y realizados"

Forcadell da por hecho en la entrevista que, en caso de que fracase la consulta del 9 de noviembre, Mas buscará una salida con Esquerra, Iniciativa, y la CUP, partidos que respaldan la hoja de ruta soberanista. "El presidente no controla el Gobierno", lamenta Maurici Lucena, portavoz del PSC, que concreta: "Es prisionero de Esquerra Republicana y de la ANC". El diputado socialista insiste en mostrar "respeto" por la entidad soberanista, pero a su juicio la influencia que ejerce sobre Mas es excesiva: "Tiene que quedar claro que la autoridad legítima de la soberanía de los ciudadanos de Cataluña reside en el Parlament". 

El portavoz del Partido Popular, Santi Rodríguez, coincide con su homólogo socialista. El diputado ve el origen del problema en 2012, cuando el presidente catalán decidió convocar elecciones tras la marcha que la ANC organizó en Barcelona por la independencia. "Cuando decide encabezar esa manifestación, pierde el control de todo, y el control ya no está en sus manos"; opina Rodríguez, que ilustra: "Tenemos un presidente de alquiler". Rodríguez considera que el control está en manos de Forcadell, Muriel Casals (presidenta de Òmnium Cultural) y los líderes del resto de partidos que apoyan la consulta: Oriol Junqueras (ERC), Joan Herrera (ICV), y David Fernández (CUP).

Matías Alonso, secretario general de Ciutadans, matiza la opinión de Rodríguez y Lucena. Cree que, pese a la influencia de Forcadell, el principal responsable de haber puesto en marcha el proceso soberanista es Mas. Alonso destaca de la entrevista el plan B de la ANC, que pasa por unas elecciones plebiscitarias que sirvan para que, en caso de victoria de los secesionistas, haya una declaración unilateral de independencia. "Me preocupa esa persistencia a llevarnos a la vía kosovar", apunta Alonso, que denuncia el "discurso hegemónico" del independentismo.

Más información