Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La hermana de Zabala: “Ningún medio injusto puede justificar una causa justa”

Espera que el filme 'Lasa y Zabala' tenga eco "internacional" y no se utilice como arma arrojadiza

Gorka Landaburu: "Ojalá un día se haga una película [del secuestro] de Ortega Lara"

Pili Zabala, hermana de Joxi Zabala, el presuntro etarra asesinado por los GAL en 1983, durante su comparecencia en una rueda de prensa en San Sebastián.
Pili Zabala, hermana de Joxi Zabala, el presuntro etarra asesinado por los GAL en 1983, durante su comparecencia en una rueda de prensa en San Sebastián.

Dos víctimas de la violencia codo con codo; dos testimonios sobre el sufrimiento que les ha causado el terrorismo; dos visiones complementarias que ansían "la paz y la convivencia" en Euskadi. Pili Zabala, hermana de Joxi Zabala, el presunto miembro de ETA secuestrado y asesinado junto a Joxean Lasa por los GAL en 1983, y el periodista Gorka Landaburu, destinatario de un paquete-bomba de ETA que le explotó en las manos en 2001, han coincidido hoy en la necesidad de que exista un "reconocimiento público" del daño causado por quienes ejercieron la violencia.

Pili Zabala y Gorka Landaburu han explicado en San Sebastián sus experiencias tras participar por separado en uno de los 26 coloquios organizados por la plataforma Lokarri para conversar sobre "derechos humanos civiles y políticos, la memoria, las víctimas o la reintegración de personas presas", una iniciativa que ha reunido entre enero y junio de este año a expertos académicos, grupos que trabajan por la paz y personas que han sufrido directamente la violencia.

Ambos han insistido en que el terrorismo "no tiene justificación". La hermana de Joxi Zabala ha asegurado que "a nadie se le puede arrebatar la vida, jamás", y que "ningún medio injusto puede justificar una causa, nunca". Ahora que el caso de su hermano ha adquirido notoriedad por el estreno de la película de Pablo Malo Lasa y Zabala, ha manifestado que desea que el filme "tenga repercusión y recorrido internacional", aunque también ha precisado que se utilice el contenido de la cinta "como arma arrojadiza".

Pili Zabala, que tenía 15 años cuando desapareció su hermano, ha incidido en durante "muchos años" se ha sentido "maltratada por las instituciones políticas, judiciales y policiales", que llegaron incluso, según ha manifestado, a "inculcarme un sentimiento de culpa". Por eso, ha pedido que el Estado asuma "públicamente su responsabilidad" por "el terrorismo que ha ejercido y que hoy aún se practica".

Ha relatado que ha permanecido durante muchos años sin hablar "nada" sobre su vivencia tras la desaparición de su hermano en 1983. Pili Zabala decidió acudir a un coloquio de Lokarri, donde coincidió con un ex gobernador civil de Bizkaia, quien le dio un abrazo y admitió en aquel foro que algunos de sus compañeros "brindaban con champán y se fumaban un puro" cada vez que había un atentado de los GAL. "Yo quiero que estos se reconozca en público", ha añadido. En ese encuentro también recibió "muestras de apoyo" de un alto cargo de la Ertzaintza. Este le aseguró que la actuación de la policía vasca en el cementerio de Tolosa (Gipuzkoa) durante el entierro en 1995 de los restos de Lasa y Zabala "fue deplorable".

Gorka Landaburu y Pili Zabala, hermana de Joxi Zabala, el presuntro etarra asesinado por los GAL en 1983.
Gorka Landaburu y Pili Zabala, hermana de Joxi Zabala, el presuntro etarra asesinado por los GAL en 1983.

Durante los 12 años que transcurrieron desde el secuestro de los dos presuntos etarras (1983) y el hallazgo de los restos óseos (1995), Pili Zabala solo soñaba con la aparición de su hermano y sentía que tenían "más cosas en común con los jóvenes de Chile y Argentina [que había perdido a sus familiares durante las dictaduras de aquellos países] que con mis compañeros del instituto y la universidad".

Pili Zabala ha condenado la violencia de ETA -"no comparto la estrategia de ETA", ha comentado-, porque, según ha recordado, su hija pequeña estuvo "siete días sin hablar" tras presenciar un atentado de la banda terrorista contra la comisaría de la Ertzaintza en Zarautz, ubicada enfrente de su domicilio. "Eso no es agradable", ha dicho tras reprobar también que un encapuchado le obligara a salir de un cajero bancario de Tolosa (Gipuzkoa) porque iba a lanzar un cóctel mólotov.

También ha lamentado que los medios de comunicación "han ocultado realidades", en alusión al "sufrimiento de las personas víctimas del terrorismo de Estado ejercido en democracia". Ante esta afirmación, Landaburu le ha recordado que muchos de los atentados cometidos por los GAL fueron destapados gracias a la labor de los medios de comunicación. Y tras escuchar la satisfacción de Pili Zabala porhaberse realizado una película sobre el caso Lasa-Zabala, el periodista ha apostilado: "Ojalá un día se haga una película sobre [el secuestro] de Ortega Lara".

Landaburu ha defendido el "diálogo, el respeto" y una adecuada "gestión de la memoria" a través de relatos para "afianzar la paz". Ha lamentado que aún hoy "algunos justifican una violencia porque existe otra violencia, cuando las dos son denunciables". También ha comentado que sigue esperando que ETA le dé una explicación de por qué quiso matarlo, como sucedió con amigos suyos como José Luis López de Lacalle, Fernando Múgica o Enrique Casas.