Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los hoteleros critican el decreto que regula las casas turísticas clandestinas

La ordenanza combate el intrusismo e intenta que aflore la economía sumergida del sector

José Carlos Escribano en Málaga en 2013. Ampliar foto
José Carlos Escribano en Málaga en 2013.

El último borrador del decreto de viviendas turísticas de Andalucía ha soliviantado a los empresarios hoteleros. La decisión de la Consejería de Turismo de regular por primera vez el alquiler de habitaciones de una vivienda con la oferta de servicios complementarios como el desayuno (los conocidos bed and breakfast) ha propiciado las críticas de la patronal. El decreto, que tiene como objetivo combatir la competencia desleal y el intrusismo e intenta que aflore la economía sumergida del sector, está en fase de tramitación y fue aprobado el pasado 9 por la Comisión Permanente del Consejo Andaluz de Turismo.

Según fuentes del Gobierno andaluz, el borrador recibió luz verde con nueve votos a favor, una abstención y la posición en contra de la Confederación de Empresarios de Andalucía (CEA) y la Confederación Empresarial de Comercio (CECA). La regulación del alquiler por habitaciones y la posibilidad de ofrecer servicios complementarios fue criticada este martes en Málaga por representantes de la Federación Andaluza de Hoteles y Apartamentos Turísticos (Fahat), un colectivo que agrupa a más de 3.000 alojamientos reglados de la comunidad, con unas 350.000 camas.

El presidente de la Federación Andaluza de Hoteles y Apartamentos Turísticos pide un trato legislativo “similar” para todo el mercado

Su presidente, José Carlos Escribano, también líder de la patronal hotelera de la Costa del Sol, se quejó de que la Junta no ha atendido sus demandas y pidió un trato legislativo “similar” para todo el mercado. Una petición “irrenunciable” para esta federación es que el decreto fije una estancia mínima de cinco días para que una vivienda se pueda catalogar de uso turístico y, por tanto, su alquiler sea legal. Una norma de estas características solo existe actualmente en Madrid (contempla la estancia mínima de cinco días) y Cataluña.

El futuro decreto obligará a todas las viviendas que se destinen a alojamiento turístico a estar inscritas en el Registro de Turismo de Andalucía y a insertar el número del registro en la publicidad o promoción de la vivienda que se alquile. Si esto no ocurre, la vivienda se considerará clandestina y entrará en escena el servicio de inspección. Los empresarios hoteleros también reclamaron a la Junta que regule la responsabilidad de los portales de Internet que exhiban esa oferta no reglada.

La obligación de entregar al cliente una factura, no un recibo, y que estas viviendas cumplan otros requisitos que se exigen al resto de alojamientos turísticos, como una hoja de reclamaciones, inspecciones de sanidad e identificación de huéspedes, son otras demandas de los empresarios.

“El proceso aún está abierto y estamos dispuestos a dialogar”, apunta el viceconsejero de Turismo, Antonio Roldán, que precisa que se está intentando “hacer emerger la bolsa semiclandestina” de viviendas turísticas.