Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Munilla critica la “deriva” del PP al retirar la reforma de la ley del aborto

Asegura que no hay ninguna partido estatal capaz de defender a los católicos

El obispo de San Sebastián, José Ignacio Munilla, ha lamentado que el Partido Popular haya asumido "la aberración de considerar al aborto como un derecho humano" y ha advertido de que en el marco parlamentario actual "no existe ningún partido de ámbito estatal capaz de representar al voto católico".

En una carta publicada en la web de la Diócesis de Gipuzkoa, titulada 'Voz de los sin voz', Munilla califica de "decisión política" la retirada por parte del Gobierno central del anteproyecto de ley del aborto y advierte de que tiene unas "implicaciones morales muy graves", ya que el presidente del Ejecutivo, Mariano Rajoy, "condena a cientos de miles de vidas humanas al más absoluto de los desamparos".

Tras señalar que cuando lo que está en juego es "el mismo derecho a vivir, no cabe entender que estemos ante una cuestión más", Munilla critica que "cada día son exterminadas en España más de trescientas vidas humanas a las que se les niega el derecho a vivir".

"Si bien el Partido Popular había manifestado mientras estaba en la oposición su desacuerdo con la ley abortista de Zapatero, finalmente ha terminado por asumir la aberración de considerar al aborto como un derecho humano", señala en referencia a la retirada del anteproyecto de ley.

En este sentido, afirma que "desgraciadamente no es la primera vez que se produce una deriva semejante en el Partido Popular" y subraya que "los hechos demuestran que la supuesta 'izquierda' es la que termina marcando el camino a la supuesta 'derecha'" y cada vez existen menos diferencias ideológicas "reales" entre los partidos políticos, "dado que han asumido todos ellos los valores del neocapitalismo, el relativismo y la ideología de género".

"La decisión tomada por el presidente de Gobierno reabre de una forma definitiva el debate ya existente desde hace tiempo en el seno de la Iglesia Católica. ¿Qué tipo de presencia deben de tener los católicos en la vida política? ¿Es coherente que los católicos se integren en partidos políticos que acogen en sus programas propuestas diametralmente contrarias a los valores evangélicos? ¿Pueden los católicos votar a partidos políticos que están en esta situación, basándose en el principio del 'mal menor'?", se pregunta.

"De forma similar a como me consta que un número significativo de militantes del PNV se dieron de baja en su militancia política, cuando su partido asumió los postulados abortistas, tampoco me cabe duda de que ahora serán también muchos los que hagan lo propio en el Partido Popular", considera, para añadir que "hay que optar entre situar la ideología por encima de los valores morales o al revés.

Por todo ello, advierte de que los creyentes tienen un "serio problema" porque en el arco parlamentario actual "no existe ningún partido de ámbito estatal capaz de representar al voto católico".

"Para decirlo claramente, un católico que aspire a ser fiel a los principios de la Doctrina Social Católica, no puede votar en coherencia a los partidos políticos de ámbito nacional presentes en el actual Congreso de Diputados", insiste.

 

Más información