Una playa con aforo limitado

As Catedrais, en Ribadeo, solo podrá recibir entre 2.000 y 5.000 visitantes diarios

Largas colas de visitantes en la playa de As Catedras, en Ribadeo
Largas colas de visitantes en la playa de As Catedras, en Ribadeo

El pasado 13 de agosto la playa de As Catedrais recibió 14.000 visitantes, su récord en una única jornada. Según los datos del Ayuntamiento de Ribadeo, desde principios de julio y hasta el 15 de septiembre este pequeño arenal de la Mariña lucense ha sido transitado por 365.000 personas. Demasiadas en muy poco tiempo si se tiene en cuenta que la playa, protegida por la Red Natura 2000 y declarada monumento natural en 2005, solo puede visitarse unas pocas horas cada día, coincidiendo con la bajamar que deja al descubierto sus llamativas formaciones rocosas a modo de arbotantes de una iglesia gótica. Para frenar la degradación ambiental que ya está sufriendo, la Xunta propondrá al Ayuntamiento y a organizaciones ecologistas limitar el acceso diario a entre 2.000 y 5.000 personas.

El tirón de As Catedrais, nombre popular de un arenal conocido antes como Augas Santas, ha ido en constante aumento en los últimos años, en especial desde que en 2008 se completó la Autovía del Cantábrico (A-8) a su paso por la costa lucense, vía que cuenta con una salida directa a esta playa. Tras meses de advertencias por parte del alcalde de Ribadeo, el nacionalista Fernando Suárez, a principios de este verano el Gobierno gallego decidió actuar. Como medidas de emergencia, mejoró la vigilancia, habilitó más espacios para aparcar y señalizó las zonas transitables y las protegidas. Ahora, según anunció ayer el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, acaba de finalizar la redacción de un plan de conservación más ambicioso que someterá a consultas públicas y en el que plantea el mencionado abanico de accesos diarios permitidos, que se aplicaría en momentos de máxima presión turística como el verano o Semana Santa. No sería la primera playa o entorno natural de Galicia con restricciones. En las islas Cíes, emblema del Parque Nacional das Illas Atlánticas, solo se permite la entrada de 2.200 personas al día, cantidad controlada a través de la venta limitada de billetes por parte de las navieras que trasladan a los visitantes desde Vigo, Baiona o Cangas. En el caso de As Catedrais, la Xunta indica de momento que en los periodos en que se restrinja el acceso “será preciso disponer de autorización de la Dirección Xeral de Conservación da Natureza, que habilitará el procedimiento de tramitación por vía telemática”.

La intención de la Xunta es que esa limitación de visitas en As Catedrais se aplique ya durante la próxima Semana Santa y que para el verano esté aprobado todo el plan. Ese documento identifica para su protección especies vegetales en peligro de extinción o que son fundamentales para evitar la erosión del entorno, como los matorrales costeros. También pretende erradicar especies invasoras y evitar que los visitantes deterioren el espacio: este verano se ha puesto de moda grabar nombres en las formaciones rocosas de la playa y colocar piedras en sus salientes naturales, comportamientos que podrían acelerar la erosión.

Desde el gobierno local de Ribadeo se prefirió ayer no valorar el anuncio de la Xunta hasta conocer en detalle el plan de conservación propuesto. El alcalde siempre ha reclamado medidas ambiciosas de protección como la declaración de la zona como parque natural.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS