Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Audiencia de Málaga da 10 días a Pantoja y Zaldívar para ingresar en prisión

La artista, condenada junto a Julián Muñoz, solicitará la suspensión de la pena de dos años

Acusados de blanqueo, durante el juicio en una imagen tomada desde el monitor de la sala. Ampliar foto
Acusados de blanqueo, durante el juicio en una imagen tomada desde el monitor de la sala.

La Sección Segunda de la Audiencia de Málaga ha dado un plazo “improrrogable” de 10 días a la cantante  Isabel Pantoja y a Maite Zaldívar, exesposa de Julián Muñoz, para que ingresen en prisión de forma voluntaria y cumplan la sentencia en la que fueron condenadas por blanqueo de capitales junto al exalcalde de Marbella. Las penas son distintas, por lo que se abre un escenario judicial diferente para ellas. Zaldívar, condenada en firme a dos años y seis meses de prisión, tendrá que entrar previsiblemente en la cárcel. La artista, sin embargo, puede pedir la suspensión de su condena porque es de dos años de prisión y no tiene antecedentes penales. La decisión final será del tribunal que juzgó los hechos.

Según fuentes judiciales, la Sala malagueña no ha recibido aún ninguna solicitud que busque ese beneficio de suspensión de pena. En caso de que se produzca, el fiscal tiene que emitir un informe (no vinculante) antes de que el tribunal resuelva.

Fuentes de la defensa de la artista han dicho a Efe que sí pedirán la suspensión con el argumento de que el Tribunal Supremo ha admitido a trámite un incidente de nulidad de la mencionada sentencia, y han añadido que presentarán la solicitud en el plazo legal. Además de Pantoja, esta opción podría favorecer a otros tres condenados en el procedimiento con penas inferiores a 24 meses de reclusión.

El auto que declara firme la sentencia e inicia su ejecución (no incluye a Julián Muñoz, que está en prisión), repite las mismas exigencias para los seis condenados, adaptando las penas y las multas según el caso. Pantoja es requerida para que ingrese en prisión en 10 días de forma voluntaria y el tribunal le advierte de que si no lo hace, se decretará “su busca y captura”. La Sala, además, le concede un plazo de tiempo idéntico para que abone la multa de 1,14 millones de euros a la que fue condenada por el delito de blanqueo, con el apercibimiento de que en caso de impago, tendrá que cumplir en prisión el arresto sustitutorio de seis meses que fija el fallo.

La sanción económica a la que debe hacer frente Zaldívar es de 1,7 millones de euros. Su hermano Jesús, condenado a dos años y seis meses de cárcel, está en una situación similar a la suya, aunque con una multa de 1,2 millones de euros.

El Tribunal Supremo confirmó el pasado junio los dos años de cárcel impuestos por la Audiencia de Málaga a Pantoja en abril de 2013 por blanquear dinero de Julián Muñoz. La fiscalía había pedido elevar esa pena porque consideraba que el delito era continuado, como ocurrió con el exalcalde de Marbella y los hermanos Zaldívar, aunque el efecto fue el contrario y el alto tribunal estimó que estos últimos cometieron “un delito único”, no de carácter continuado, por lo que les rebajó la pena.

El relato de hechos quedó exactamente igual. Julián Muñoz lavó dinero obtenido de manera ilícita durante su etapa en el Ayuntamiento de Marbella, primero como concejal y después como alcalde, y se sirvió de sus exparejas para introducirlo en el circuito legal. Muñoz estuvo casado con Zaldívar hasta 2003, año en que comenzó su relación con Pantoja. Según el alto tribunal, ellas eran conscientes del origen ilegal del dinero.

En el caso de la cantante, el Supremo confirmó que la adquisición del apartamento del hotel Guadalpín de Marbella no se sufragó con fondos procedentes de su actividad profesional. Lo mismo ocurrió con el chalé Mi Gitana, de la urbanización de La Pera, operación en la que se estima un blanqueo de 52.000 euros.

La otra pata de la condena a la artista fueron los ingresos bancarios sin justificar. La sentencia recoge que Pantoja sumó 272.000 euros de reintegros en efectivo en siete años, entre 1996 y 2002, justo antes de su idilio con Muñoz. En 2003, cuando inició el romance, esos ingresos se elevaron a 293.000 euros en un solo ejercicio. Al año siguiente no hubo aportaciones sospechosas, excepto dos operaciones relacionadas con el chalé, y en 2005 y 2006 volvieron los reintegros de origen desconocido y no justificado.