Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La legionela se expande por el Vallès y causa tres muertos en Ripollet

Los nuevos fallecimientos se suman a los cuatro registrados en Sabadell

La legionela se extiende imparable por la comarca del Vallès Occidental. La Generalitat confirmó ayer un nuevo brote de la enfermedad en Ripollet, a siete kilómetros de Sabadell, donde la semana pasada se decretó la alerta epidemiológica por legionela. El episodio infeccioso de Sabadell ha afectado a 34 personas, de las cuales cuatro han fallecido y 17 permanecen ingresadas en varios hospitales de la comarca. El brote de Ripollet, con un total de cinco personas afectadas, eleva la cifra de muertos a siete. Además de los tres fallecimientos, una persona ha sido dada de alta y otra permanece ingresada.

Los afectados por el nuevo brote de Ripollet, una mujer y cuatro hombres, tenían edades comprendidas entre los 63 y los 87 años y, al igual que el resto de enfermos registrados en el episodio infeccioso de Sabadell, también padecían enfermedades de base “graves o muy graves”, como cardiopatías o problemas respiratorios. Además, todos los enfermos de Ripollet tenían movilidad reducida, lo que facilitó la investigación a los equipos del Departamento de Salud para localizar el foco.

La Agencia de Salud Pública de Cataluña (ASPCAT) mantiene que se trata de dos brotes diferentes “simultáneos en el tiempo”, aunque no descarta que, una vez se conozcan los resultados de las inspecciones realizadas, se trate de la misma cepa. “Epidemiologicamente se comportan igual, pero ambientalmente sería raro que fuese un solo brote, porque entre los dos casos más distantes hay 11 kilómetros”, explicó ayer el secretario de Salud Pública de la Generalitat, Antoni Mateu.

La Generalitat cierra una instalación sospechosa revisada en Sabadell

Aparte de las 21 instalaciones consideradas de “alto riesgo” en Sabadell, Mateu reveló que los técnicos de la ASPCAT también han inspeccionado tres torres de refrigeración en Ripollet. Además, “como medida preventiva”, el Ayuntamiento de la localidad clausuró fuentes ornamentales, sistemas de aspersión e incluso ha prohibido a la empresa que gestiona la limpieza municipal que utilice los sistemas de riego. El secretario de Salud Pública también confirmó que el domingo se decretó “la suspensión y cierre cautelar” del circuito de ventilación de una instalación privada revisada la semana pasada en Sabadell. “Detectamos en nuestros análisis un crecimiento evolutivo importante de la bacteria de legionela en una de las muestras de las torres de refrigeración”, explicó. La Generalitat mantendrá la instalación de ventilación clausurada hasta que los análisis realizados por los técnicos del Salud confirmen que no hay peligro de contagio.

La fiscalía abre una investigación de oficio para descubrir el origen del brote

La hipótesis que maneja ahora la Generalitat es que a finales de agosto, una instalación de alta capacidad para emitir aerosoles generó y dispersó el brote. “Con las condiciones meteorológicas adecuadas”, incluso barajan la posibilidad de que el primer foco contaminase otra torre de refrigeración. Mateu también apostó en esa linea y apuntó que “el foco ya no emite”, ya que el goteo de nuevos casos ha disminuido. En el brote de Sabadell, el último caso notificado inició los síntomas el día 20 de septiembre y, en el de Ripollet, el 16. Con todo, tendrán que esperar a finales de mes, cuando salgan los últimos resultados, para asegurar el fin del brote.

Por su parte, la fiscalía ha abierto una investigación de oficio para descubrir el origen del brote de legionela detectado en Sabadell. La apertura de estas diligencias informativas, que todavía se encuentran en una fase muy prematura por la falta de conclusiones de los estudios epidemiológicos, se ha iniciado justo una semana después de que la presidenta de la Asociación Defensor del Paciente, Carmen Flores, solicitase al fiscal jefe de Cataluña, José María Romero de Tejada, que abriese una investigación para determinar el origen del brote. En una carta dirigida al fiscal, Flores pidió que tomase cartas en el asunto debido a la “absoluta gravedad” del problema y para “valorar la cantidad de afectados que realmente existen y la situación en la que se encuentran las víctimas”. El secretario de Salud Pública, que ayer todavía desconocía la decisión de la Fiscalía, aseguró que colaborarán con la justicia en todo lo que precisen.