Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El 70% de los municipios catalanes impulsa mociones en favor del 9-N

Barcelona encabeza una oleada de plenos de respaldo a facilitar la consulta

El alcalde de Barcelona, Xavier Trias, durante la sesión plenaria en que fue aprobada la moción de respaldo a la consulta del 9-N.
El alcalde de Barcelona, Xavier Trias, durante la sesión plenaria en que fue aprobada la moción de respaldo a la consulta del 9-N.

Unos 670 Ayuntamientos de los 947 que hay en Cataluña —el 70%— empezaron ayer a celebrar una oleada de plenos extraordinarios para aprobar una moción de apoyo a la consulta que Artur Mas convocará para el 9 de noviembre. La iniciativa, impulsada por la Asociación de Municipios por la Independencia (AMI), arrancó ayer en Barcelona donde los partidos soberanistas impusieron su mayoría para que la capital catalana se comprometa a facilitar “todos los recursos y herramientas” para celebrar el referéndum al tiempo que llaman a la participación de la ciudadanía. La AMI estima que recibirá el apoyo de municipios en los que viven cinco millones de ciudadanos sobre una población de 7,5, empezando por los 1.611.000 de Barcelona.

Rosa Díez: “De no ser por las muertes, Cataluña es peor que Euskadi”

Rosa Díez, líder de UPyD, cargó contra soberanismo. “Sí, me pueden decir que lo de Cataluña y el País Vasco es diferente. Si no fuera porque en Euskadi nos mataban, yo diría que lo de Cataluña es peor. Como en Euskadi nos mataban, la sociedad también dio lo mejor de sí. Teníamos lo peor y dimos lo mejor. Como en Cataluña durante tantos años todo ha sido tan calladito, todo era tan civilizado, todo parecía tan europeo, tan serio, tan bien... Ha germinado este nacionalismo verdaderamente peligroso”.

Los organizadores prevén entregar a Mas el 4 de octubre los textos aprobados cuando previsiblemente tanto la Ley de Consultas como el decreto ya estén suspendidos por el Constitucional tras el recurso de inconstitucionalidad presentado por Mariano Rajoy. La moción común fue consensuada por las cuatro fuerzas soberanistas —CiU, ERC, ICV y la CUP— y simbólicamente por primera vez se puso a votación ayer en Barcelona. La propuesta, con los votos de convergentes, ecosocialistas y republicanos, se aprobó con solemnidad y con la presencia de la presidenta del Parlament, Núria de Gispert; la vicepresidenta del Gobierno, Joana Ortega, y Joan Rigol, presidente de Pacto Nacional por el Derecho a Decidir. Los tres son miembros de Unió, el partido de Duran Lleida y socio de Convergència.

La moción prosperó con 21 votos a favor y 12 en contra. El Consistorio cuenta con 41 ediles pero muchos socialistas se negaron a votarla al estimar que divide y presentaron un texto propio en contra de la actual consulta y en favor del diálogo. La postura de PSC de Barcelona presagió lo que sucederá en Consistorios del área metropolitana de Barcelona, gobernados principalmente por los socialistas, partidarios de una consulta legal y pactada y de una reforma constitucional. Esther Niubó, portavoz del PSC, dijo que actuarán en cada Ayuntamiento según el caso y que no en todos presentarán su moción. Fue una forma de admitir su impotencia para imponer una disciplina de voto. El PSC confía en aplicar su criterio en grandes Ayuntamientos como L’Hospitalet, Terrassa o Sabadell, que no se han adherido al texto. El Consistorio de Cornellà rechaza votarlo pero el de Badalona (PP) la debatirá forzado por CiU e ICV. Falta saber si esa estrategia se extenderá a otros Ayuntamientos. Esos municipios suman un millón de habitantes.

La fractura del PSC se visualizó ayer en numerosos plenos: el de Rubí votó en contra del 9-N pero en muchos otros prosperó con la abstención socialista (Argentona o Arenys de Munt) o con su apoyo (Olot, Perelló o Figueres). En Sant Cugat, los dos ediles del PSC votaron divididos (a favor y en abstención). Y los seis socialistas de Balaguer repartieron sus votos: dos a favor, dos en contra y dos abstenciones. En Tarragona, CiU e ICV han pedido al Gobierno (PSC) que convoque el pleno, informa Mercè Pérez. En Reus, la moción se aprobó con la abstención del PSC. Camarles lo hizo por unanimidad gracias al apoyo de un edil del PP. Lleida celebrará un pleno el día 30 con un texto alternativo del PSC pero no se descarta que lo consensue con los soberanistas, informa Lluís Visa.

Más información