Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Orozco se presentará a la reelección avalado por el líder del PSdeG

El alcalde de Lugo aspirará a un quinto mandato pese a su imputación judicial

Xosé López Orozco, al anunciar la decisión
Xosé López Orozco, al anunciar la decisión

Con la mayor de las solemnidades, el alcalde de Lugo, el socialista Xosé López Orozco, disipó ayer el mar de dudas que él mismo había creado en las últimas semanas y anunció que se presentará a la reelección en los comicios municipales del próximo mayo. El más veterano de los alcaldes de ciudades gallegas, en el cargo desde 1999, aspirará a un quinto mandato bajo la sombra de la imputación judicial a la que está sometido en el caso Pokémon. Tanto Orozco como otras fuentes socialistas destacaron que la decisión cuenta con el respaldo pleno del secretario general del PSdeG, José Ramón Gómez Besteiro, con el que se ha reunido hasta tres veces en la última semana y que le animó a no tirar la toalla.

 “Besteiro me dijo que adelante, que me presentara, que a mi talante y empuje unía algo primordial en este momento, la experiencia”, aseguró el alcalde al anunciar su decisión. Desde el entorno del líder de los socialistas gallegos se quiso dejar todo el protagonismo del anuncio a Orozco, la persona que incorporó a la política y encumbró a Besteiro cuando en 1999 lo incluyó en las listas del PSdeG. El secretario general del partido hará mañana una declaración de apoyo al alcalde lucense.

Orozco, que acaba de cumplir 67 años, escogió la Plaza Mayor, debajo de los soportales del Ayuntamiento, para hacer el anuncio arropado de miembros de su gobierno y de la dirección provincial del PSdeG. La sombra del caso Pokémon no ha hecho mella en Orozco, quien, en uno de los interrogatorios por este caso de presunta corrupción, llegó a confesar a la juez Pilar de Lara que su propósito era abandonar la política. ¿Qué es lo que cambió desde entonces? “Estoy seguro de que ni hoy, ni en aquel momento mentí”, respondió a los periodistas. “Son unas circunstancias distintas, y por lo tanto hay que acomodar ese pensamiento a la realidad social y política que se vive en cada momento”.

Fue precisamente ese flanco el que eligió la oposición para criticar su anuncio. “Lugo es una ciudad de segunda para Pedro Sánchez y para Besteiro, que apelan a la renovación y a la regeneración democrática y lo que tenemos en Lugo es un alcalde polimputado y que contó entre sus estrechos colaboradores con personas que reconocieron haber recibido sobornos en su etapa de concejales”, afirmó el portavoz municipal del PP, Jaime Castiñeira, en alusión al principal implicado en la trama Pokémon, el exedil socialista Francisco Fernández Liñares. El que fue socio de gobierno de Orozco, el BNG, que rompió la alianza entre ambos tras la imputación del alcalde, la portavoz municipal, Paz Abraira, también arremetió contra los socialistas por llevar de candidato a una persona sobre la que pesan acusaciones judiciales.

Pero el alcalde, que siempre ha defendido vehementemente su inocencia, aseguró: “Estoy feliz, lo digo sinceramente, porque esa incertidumbre que pesó sobre mí durante un tiempo, hoy ya está totalmente olvidada Estoy en la política única y exclusivamente por un servicio público, nada más que como un servicio y por lo tanto quiero seguir haciendo ese servicio público. Quiero presentarme con ilusión y ganas de volver a ganar las elecciones. No es fácil, nunca fue fácil, pero decidme cuándo algo que no es fácil a mí me echa para atrás”.

Orozco acepta el desafío de hacer frente a otras fuerzas de izquierda que irrumpen con empuje. Pero afirmó que su adversario es el PP, que en las anteriores elecciones municipales superó a los socialistas en votos y concejales — 12 frente a 11— aunque fue el apoyo de los dos ediles del BNG lo que dio la alcaldía al PSOE. “Ese es el reto que quiero y queremos: vencer al Partido Popular”, proclamó el alcalde.