Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Generalitat desconoce el foco de legionela y no descarta nuevos casos

Salud revisa 38 torres de refrigeración en Sabadell y eleva a 23 los afectados

La Generalitat todavía no ha dado con el foco del brote de legionela que se detectó el pasado lunes en Sabadell, aunque sospecha que se trata de un “foco único” en la ciudad, que podría estar en alguna torre de refrigeración. Por ello, entre el lunes y el martes, técnicos de la Agencia de Salud Pública de Cataluña revisaron, sacaron muestras de agua y limpiaron unas 38 torres de refrigeración de 21 instalaciones de Sabadell. Con todo, y aunque el departamento de Salud mostró su “tranquilidad” al tener los “potenciales focos” bajo control, Salud Pública no descarta que puedan aparecer nuevos casos en los próximos días, ya que el período de incubación de la enfermedad puede durar 10 días.

La Generalitat elevó ayer a 23 el número de afectados por la enfermedad al detectar un nuevo caso en el hospital Parc Taulí de Sabadell. El Departamento de Salud insistió en que el número de muertes continúa estable y reafirmó que dos personas han fallecido —no tres, como avanzaron algunas fuentes—, tres ya han sido dadas de alta y 18 permanecen ingresadas en tres hospitales de la comarca del Vallès (el Parc Taulí de Sabadell, la Clínica del Vallès y el Hospital General de Cataluña). Los afectados son vecinos de Sabadell, Cerdanyola y Barberà del Vallès.

El secretario de Salud Pública, Antoni Mateu, explicó ayer que todos los enfermos tenían patologías de base “muy importantes”, como cáncer, insuficiencias cardíacas o respiratorias, obesidad o tabaquismo, que agudizaron la dolencia. Mateu informó además que los pacientes ingresados están “estables” y se prevé que dos de ellos sean dados de alta en las próximas horas.

Los responsables de Salud Pública evitaron detallar dónde se encuentran las zonas sospechosas para evitar “una situación de alarma” y recordaron que la legionela no se contagia de personas a persona, sino que la enfermedad, causada por una bacteria —Legionella pneumophila— que puede encontrarse en el medio ambiente, se contagia al inhalar el microorganismo cuando ésta viaja en el interior de gotas de agua microscópicas que flotan en el aire. Al aspirarla, llega a los pulmones y se reproduce sin control. Por ello son las torres de refrigeración, fuentes y cualquier conducto de agua con salida a la atmósfera los focos que suelen causar los brotes de esta enfermedad.

“Se trata de una infección respiratoria, como una neumonía. Suele dar fiebre alta, en torno a los 39 grados, tos y a veces, expectoración”, explicó el director del servicio de enfermedades infecciosas del Parc Tauli, Ferran Segura. El facultativo aseguró que al tratarse de una “neumonía más grave” de lo usual, suelen prolongar “el tiempo de ingreso y el tratamiento dos o tres semanas”.

Salud ha registrado en 2014 ocho brotes de legionela en Cataluña y una única muerte que, coincidentemente, fue en Sabadell antes del verano. Aun así, el departamento descartó cualquier relación con el actual brote e insistió en que el otro ya fue localizado y solucionado en su momento.