La suspensión de las ayudas por el veto ruso hunde los precios agrarios en origen

Andalucía ya había autorizado la retirada de 91.000 kilos de productos hortofrutícolas

Agricultores afectados por el veto ruso a productos europeos, en una finca de Villamanrique de la Condesa (Sevilla).
Agricultores afectados por el veto ruso a productos europeos, en una finca de Villamanrique de la Condesa (Sevilla).Paco Puentes

La suspensión temporal por parte de la Unión Europea de las ayudas compensatorias del veto ruso ha supuesto un nuevo mazazo para el sector hortofrutícola andaluz. Las organizaciones agrarias consideran que esta medida, además de paralizar la retirada de producto, “supone un caldo cultivo para la especulación y el mayor hundimiento de los precios en origen”. Desde que estalló la crisis, peras, manzanas y ciruelas han experimentado una caída de los precios en origen entre el 40 y el 50% respecto a la pasada campaña, situándose por debajo de los costes de producción. Y, según el Índice de Precios Origen-Destino (IPOD) de los alimentos del mes de agosto, los melocotones y las nectarinas –los más afectados por el veto ruso- han multiplicado por 10 su precio del campo a la mesa.

“Los precios en origen se han hundido con la colaboración necesaria de la especulación por parte de intermediarios y las grandes cadenas de distribución, que han aprovechado el veto ruso para bajar los precios al productor sin repercutir esa bajada al consumidor, obteniendo unos márgenes comerciales desorbitados”, denunció ayer Miguel Blanco, secretario general de COAG. Esta organización ha pedido al Gobierno una aplicación rigurosa de la Ley de la cadena alimentaria e insta a la Agencia de Información y Control Alimentario (AICA) a abrir una investigación para evitar la especulación y sancionar a todas aquellas cadenas de distribución que utilicen prácticas comerciales abusivas e ilegales.

La Comisión Europea anunció la semana pasada la suspensión (con carácter retroactivo a partir del 4 de septiembre) de las medidas excepcionales de gestión de crisis por importe de 125 millones de euros aprobadas tras la decisión del Gobierno ruso de prohibir la importación de productos alimenticios, agrícolas y ganaderos. Desde el Gobierno andaluz se ha pedido al Ministerio de Agricultura que presione ante la Unión Europea para restablecer las ayudas comunitarias, suspendidas por irregularidades detectadas en otros países. Y es que, la decisión de Bruselas afecta en Andalucía a 15 operaciones de retirada de productos, en concreto 42.150 kilos de pimientos, 25.250 kilos de pepinos, 1.800 kilos de tomates y 22.250 kilos de ciruelas. También se han visto perjudicadas cinco notificaciones de no cosecha o cosecha en verde, por 3,08 hectáreas de pepino y 2,64 hectáreas de tomate.

En España, las pérdidas podrían superar los 338 millones de euros, ya que Rusia es el primer destino extracomunitario para producciones españolas como hortalizas, frutas, frutos en conserva, carne y legumbres. Andalucía, por su parte, es la tercera comunidad autónoma que más exportó a este país en 2013 (28,8 millones). La consejera Elena Víboras lamentó que Andalucía pierde un mercado de unos 140 millones de consumidores y que este bloqueo ha llegado “cuando las ventas están mirando hacia la consolidación y apertura de nuevos mercados”. El Ministerio de Agricultura destaca que analiza semanalmente la evolución de los mercados de los productos agroalimentarios a través de la Agencia de Información y Control Alimentario “con el objetivo de evitar que el veto ruso se traduzca en una caída de los precios para los productores, especialmente en frutas y hortalizas".

La Junta, en cambio, ha pedido la inclusión en las ayudas de productos andaluces vulnerables como el calabacín, la berenjena, la judía verde, los cítricos y los productos subtropicales (hasta ahora, el Ministerio solo ha pedido la incorporación de los cítricos), mantener las ayudas hasta que el mercado se estabilice y que las mismas no se financien a costa del presupuesto de la PAC.

También la UPA ha alertado del impacto de la suspensión de las ayudas para la ganadería. UPA demanda un plan de almacenamiento y retirada de productos lácteos a precios actualizados y una “vigilancia estricta” del mercado interno para evitar el dumping de países como Holanda y Alemania. “El cierre de las fronteras de Rusia puede provocar la entrada masiva de queso a bajo precio bajo la figura del dumping. Las consecuencias para los ganaderos lácteos pueden ser muy graves”, señalan desde UPA.

13 alimentos sin subvenciones

La suspensión de las ayudas comunitarias en compensación al veto ruso afecta a 13 productos hortofrutícolas (tomates, zanahorias, repollo, pimientos, coliflores, pepinos y pepinillos, champiñones, manzanas, peras, frutos rojos, uvas de mesa y kiwis), que son la base del este potente sector —el segundo que más exporta a Rusia tras el porcino—. La UE se ampara en el aumento desproporcionado de solicitudes desde Polonia para suspender temporalmente estas ayudas, que el sector considera imprescindibles. Antes de conocer la interrupción de estas subvenciones, la ministra de Agricultura, Isabel García Tejerina, anunció que se harían campañas de promoción de los productos hortofrutícolas, a fin de recuperar e incrementar el consumo nacional, fundamentalmente de la fruta de temporada y hortalizas, así como la búsqueda de nuevos mercados alternativos al ruso.

Respecto al producto ya retirado del mercado por gestión de la crisis, la Junta estaba en colaboración con el Banco de Alimentos de Andalucía para que estas frutas y hortalizas tengan un aprovechamiento social, beneficiando a más de 125.000 andaluces.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50