Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El pulso soberanista

Los independentistas aspiran a superar los dos millones en la ‘V’ de Barcelona

La Asamblea Nacional Catalana ultima los detalles para mostrar su fuerza y presionar a Mas

El portal de la Gloria de la basílica de la Sagrada Familia de Barcelona luce una bandera catalana coincidiendo con la celebración mañana de la Diada Nacional de Cataluña.
El portal de la Gloria de la basílica de la Sagrada Familia de Barcelona luce una bandera catalana coincidiendo con la celebración mañana de la Diada Nacional de Cataluña. EFE

La Asamblea Nacional Catalana y Òmnium Cultural trabajan a destajo para que mañana a las 17.14 esté todo a punto para formar una V humana sobre Barcelona. Las asociaciones que organizan la manifestación independentista de la Diada confían en cumplir el desafío, ya que hay 530.000 inscritos que garantizan el lleno en prácticamente todos los 200.000 metros cuadrados en los que se divide el recorrido. Los organizadores confían en que salga mucha más gente a la calle y superar los dos millones de personas. "Vendrán tranquilamente, por cada inscrito, cuatro personas más", ha vaticinado esta mañana en RAC1 Ferran Civit, responsable de comunicación de la ANC, que confía en otra jornada histórica para el independentismo: "Será apoteósico, será inolvidable para todo el mundo".

La V se formará desde la plaza de las Glorias, donde confluyen dos de las principales arterias de la ciudad, la Gran Vía y la Diagonal. Once kilómetros de recorrido con un mensaje en cada ángulo, todos empezados por V: En la punta de la Gran Vía habrá una gran pancarta con la palabra "Votar"; "Voluntad" coronará los manifestantes en la Diagonal, y en el vértice habrá un mensaje con la palabra "Victoria". Tres palabras que resumen las intenciones de la ANC para esta Diada: asegurar la convocatoria de la consulta soberanista para el 9 de noviembre, dejar claro que los independentistas persistirán en sus reclamaciones, y ganar adeptos para que, en caso de votación, venza la opción de la secesión.

Las manifestaciones que la ANC ha organizado en los últimos años han marcado la vida política catalana. En su primera convocatoria, el 11 de septiembre de 2012, llenaron Barcelona con 1,5 millones de personas (según sus propios cálculos) y Artur Mas respondió avanzando las elecciones y prometer una consulta soberanista. En 2013 organizaron una cadena humana que cruzó Cataluña punta a punta (1,6 millones de personas, según la Generalitat), que derivó en un pacto entre CiU, ERC, ICV, y la CUP fijando fecha y pregunta para la votación. Su objetivo este año es que Mas no se arrugue y convoque la consulta aunque el Tribunal Constitucional la vete. El presidente catalán recibirá a los organizadores de la V cuando acabe la movilización en el Palau de la Generalitat. 

Mas mostrará su connivencia con la manifestación con la reunión. La mayoría de consejeros del Gobierno, así como los principales dirigentes de los partidos favorables en la consulta, participarán de la V. Los únicos que han excusado su ausencia son la vicepresidenta Joana Ortega, que arguye que estará preparando la consulta, y el titular de Interior, Ramon Espadaler, a cargo del dispositivo de seguridad. Josep Antoni Duran Lleida, líder de Unió, tampoco asistirá, aunque no especificó los motivos. 

El trabajo en la sede de la ANC y en la plaza de las Glorias se intensifica cuando faltan menos de 24 horas para la movilización. El escenario, en el que habrá varios parlamentos y acciones simbólicas, ya empieza a tomar forma. La ANC ha encargado 947 urnas como las que la Generalitat tiene preparadas para la consulta -una para cada municipio catalán- para adornar el escenario, un vértice de madera coronado con un bosque de encinas.

La organización lleva meses trabajando y no quiere que falle ningún detalle: el objetivo es que, desde el aire, se vea una gran V con los colores de la senyera. Para lograrlo, a cada inscrito se le asigna un color, y venden la camiseta oficial de la V (en rojo o amarillo) por 15 euros. Ya se han despachado 200.000 camisetas, y en los últimos días ha habido colas frente la sede de la ANC para hacerse con una. 

La manifestación paralizará Barcelona. La Guardia Urbana ha recomendado no viajar en coche privado y más de 3.000 Mossos d'Esquadra velarán por la seguridad. 2.000 autobuses fletados por las asambleas locales de la ANC llegarán a la capital catalana con manifestantes, y el transporte público tendrá refuerzo. Renfe ofrecerá los horarios de un día laborable entre las 13 y las 17 horas y las 19 y las 23 horas. Los Ferrocarriles de la Generalitat han organizado un dispositivo mayor que el de un día normal, y las líneas de autobuses también reforzarán su servicio.

La ANC ha recomendado a los manifestantes que lleguen a las 16 horas al tramo asignado, cuando se cerrará el tráfico. La V se formará a las 17:14, hora que simboliza el año en el que Cataluña cayó a manos de las tropas borbónicas en la Guerra de Sucesión.