Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un condón de 17,14 metros para cubrir el mástil del Born

La propuesta forma parte de la exposición ‘Nonuments’ en el Macba

El condón junto al mástil de la bandera de El Born.
El condón junto al mástil de la bandera de El Born.

Un gran condón traslúcido y lleno de globos de helio se mecía en equilibrio inestable dando tumbos por las calles de Ciutat Vella de Barcelona hasta llegar a la explanada del Born Centre Cultural. El condón de 17,14 metros fue izado, no sin problemas, hasta colocarse en paralelo al mástil, del mismo tamaño, que soporta la gigantesca senyera que preside la plaza. La acción se realizó el pasado sábado y fue una performance del artista Álex Giménez y Jorge Rodríguez-Gerada que solo duró unos minutos. Los que tardó el director del Born, Quim Torra, en salir del centro e instar a que retiraran el condón que, por unos breves momentos, eclipsó el monumento que se erigió hace ahora un año, cuando abrió el Born.

"Con la acción pretendíamos plantear qué representan los monumentos. No tiene ninguna lectura más. No fue una acción anti independentista", apuntaba su autor. 17,14 es uno de los proyectos que forma parte de la exposición Nonument del Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona (Macba). En el espacio que ocupa, la antigua capilla del Convent dels Ángels, no está el gigantesco preservativo de 17 metros, sino una maqueta del Born y el mástil, recubierto con un condón de látex a escala. "Se hizo en el Born por oportunidad mediática. En realidad, es una invitación a reflexionar sobre la ocupación del espacio público. La mayor aportación del urbanismo a la democracia fue crear esos vacíos, el espacio que era de todos y que después se ha llenado. Esa época, los ochenta, era la misma en que muchos enfermos morían de SIDA", añadía Giménez que en la performance estuvo acompañado por el arquitecto Josep Bohigas, comisario de la exposición junto con Bartomeu Marí, director del Macba. "Claro que también se puede tomar como una gamberrada, ganas de hacer sonreír a la gente que pasaba por allí", quitaba hierro el artista. La iniciativa se completó con el reparto de 1714 condones.

Nonuments es una exposición que reúne a 28 artistas —abierta desde hoy hasta el 8 de febrero de 2015— para, a través de lenguajes y montajes diversos, incitar a reflexionar sobre los monumentos y su reinterpretación. "Es la primera exposición con la que abrimos la temporada del Macba y el nuevo espacio del Convent dels Ángels. Es, en realidad, una nueva tipología de exposición, es casi un experimento", definía Bartomeu Marí. El espacio tiene aire monacal, poca luz y la que hay está focalizada en cada una de las propuestas que se alzan del suelo.

Nonuments es una exposición que reúne a 28 artistas para incitar a reflexionar sobre los monumentos y su reinterpretación

La exposición se incluyó en los actos de celebración del Tricentenario comisariados por Miquel Calzada que ayer no asistió al acto de presentación por problemas de última hora, según señalaron desde el Macba. Lo cierto es que, además del condón para el mástil del Born, otras propuestas de los artistas sobre los monumentos tienen claras connotaciones políticas y sociales. 

Como Contestació , de Daniela Ortiz. No se trata de ningún objeto, sino de toda la documentación que, por ahora, ha generado la iniciativa de retirar de Barcelona algunos monumentos a personajes involucrados en procesos coloniales, como la estatua de Colón. Otra iniciativa, básicamente documental, es la titulada Resolució d’inadmissió, de Elvira Pujol y Joan Vila-Puig, que explica un proyecto que presentaron a la convocatoria de los actos del Tricentenario que fue rechazado por el departamento de Presidencia de la Generalitat.

O la de Victor Pimstein, que es una maqueta en la que propone una nueva plaza de Catalunya de Barcelona en una Cataluña independiente. El artista hace tabla rasa con la actual configuración tanto de la plaza citada como la de Urquinaona y bautiza a la que surge como el Pla de la Lluita. Con un Parlamento, un Palau de la Generalitat, un gran edificio para la Hacienda catalana- en forma de castillol- , una casa de la moneda y una gran senyera “de 90 metros hecha con sangre de cordero e hilos de oro”, concretaba su autor en la defensa de su "monumento no monumento".

L’escala, una intervención de Antoni Arola, es una proyección sobre una maqueta del Palau de la Ganeralitat con una empinada escalera que comunica la plaza de Sant Jaume y entra en el palacio  por una de sus ventanas. “Pretendía enfatizar la relación entre el poder y la gente”, concretaba Arola.