ENTREVISTA

“Veo muy difícil y complicado que la consulta encaje en la Constitución”

Entrevista a Eugeni Gay, ex magistrado del Tribunal Constitucional

El ex magistrado del Constitucional, Eugeni Gay.
El ex magistrado del Constitucional, Eugeni Gay. Consuelo Bautista

Eugeni Gay (Barcelona, 1946) es abogado y ex magistrado del Tribunal Constitucional. Emitió un voto particular en la sentencia del Estatuto al defender que Cataluña es una nación. Duda que la consulta del 9-N encaje en la Carta Magna y pide diálogo.

Pregunta. ¿Cree que la consulta puede ser constitucional?

Respuesta. Veo muy difícil y complicado que encaje en cualquier lugar una reforma que afecte a todo un Estado sin que participe el mismo. Pero estamos ante un interrogante enorme y tenemos la obligación de dar salida a la aspiración de la gente. Para eso están los partidos que deben expresar claramente en sus programas y manifestar de forma inequívoca si proponen o no la independencia. Pero antes debemos resolver un problema esencial que es el encaje de la pregunta en el actual ordenamiento jurídico. La falta de diálogo durante varios meses entre Rajoy y Mas pone de manifiesto su gran irresponsabilidad política. Todos están obligados a dialogar. A partir del diálogo se construye la política, que no deja de ser un difícil arte.

P. Entonces, ¿ve inevitable que sea impugnada?

R. No lo sé, en todo caso el derecho y las normas jurídicas se deben respetar en una democracia. Todo debe hacerse dentro de la Constitución. Sobre todo este asunto se ha discutido mucho y hay que distinguir entre aquellos que son verdaderos juristas y aquellos con vocación de leguleyos que discurren por los vericuetos y entresijos legales y normativos buscando resquicios para burlar la ley y los conceptos jurídicos que definen el Estado de Derecho.

P. ¿Cuando habla de leguleyos se está refiriendo a los miembros del Consejo de Garantías Estatutarias que han amparado la consulta?

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

R. En ningún caso. El Consejo ha elaborado un dictamen sobre un proyecto de ley dando su opinión lógicamente no vinculante. Pero sí que es una opinión fundada en derecho. El Consejo ha validado con cuatro votos en contra una consulta que no es referendaria y por tanto no es vinculante como sucede con los referéndums que sí lo son y que está previsto realizar con un censo electoral distinto al de las elecciones políticas. En democracia todas las opciones son posibles. Incluso la derogación misma del Estado. Se puede pretender todo siempre que no se utilice la violencia. Estamos en una fase en la que la gente quiere hablar y no reconocerlo sería un error gravísimo. Hay pueblos que no han podido decidir nunca y tienen un derecho inalienable a hacerlo. No es el caso de los países donde se puede optar por todas las opciones políticas como el nuestro.

“Los poderes políticos no han respetado la Constitución”

P. El Constitucional es muy cuestionado en Cataluña tras el fallo del Estatuto. ¿Cómo puede la ciudadanía encajar ahora la suspensión? Hay partidos que piden sacar las urnas a la calle…

R. Ha habido una utilización del Constitucional por parte de los poderes políticos. Ya decíamos en nuestra doctrina, en forma reiterada, que no puede convertirse en una tercera instancia. Y yo añadiría que tampoco una tercera cámara parlamentaria. Solo cuando ha existido una vulneración de un derecho fundamental debe acudirse a él. Los problemas deben resolverse fundamentalmente en las cámaras y el Constitucional debe ceñirse a una respuesta, como justicia rogada que es, a aquello que se le pregunta. Debo recordar que únicamente se impugnaron artículos del Estatuto catalán y no otros artículos de otros Estatutos que fueron copiados literalmente de aquél. Fue una gran irresponsabilidad hacerlo tanto por el PP como del Defensor del Pueblo. Fue pernicioso.

P. ¿Qué le parece que el TC se pronunciara sobre la declaración soberanista?

R. Con todo el respeto, creo que no debiera haber entrado a valorar acuerdos y declaraciones que no tiene efectos jurídicos vinculantes.

P. Usted no es independentista.

R. No lo he sido nunca a pesar de que tengo grandes amigos que lo son. Me parece bien el actual modelo constitucional pero creo que es hora de reformarlo para evitar una involución al centralismo que me parece fatal para la realidad de España. Cataluña, en todo caso, fue un actor fundamental en la fundación de España.

P. ¿Qué le parece la propuesta de incorporar una disposición adicional en la Constitución que explicitara un pacto de Estado entre los dos Gobiernos?

“La falta de dialogo durante meses ha sido una irresponsabilidad”

R. Lo primero que se ha hecho mal es no haber convertido el Senado en una cámara territorial. Tal y como está configurado el Estado, es elemental. La Constitución no debe ser reglamentista: ella define los principios y luego son los políticos los que deben desarrollarla a través de las leyes y no mediante reales decretos. Según la Constitución, estos se deben utilizar exclusivamente en caso de necesidad y extrema urgencia. Lamentablemente, cada día se está legislando a través de decretos leyes y no de leyes en los temas de mayor importancia. De esta manera, se gobierna contra la Constitución.

P. Da la sensación que lamenta que no se la valore...

R. Ha sido la mejor que hemos tenido en la historia y lamento que no se haya respetado. Y no ha sido por la gente sino por los poderes políticos. Si no tiene futuro no será por culpa de ella ni de los ciudadanos. La Constitución respeta la plurinacionalidad de España y proclama el Estado social y de derecho.

P. Usted emitió un voto particular en la sentencia del Estatuto porque defendió que Cataluña era una nación. ¿Quedó muy marcado?

R. La mayoría estuvo en contra y parte de la prensa lo consideró un escándalo. Quedé muy decepcionado pero ya ha pasado. Yo decía lo que creo que es evidente.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS