fiestas

Bilbao se prepara para Aste Nagusia con 400 policías y 260 limpiadores

El Ayuntamiento quiere una semana grande "limpia, ordenada, segura y sin agresiones"

Marijaia en el txupinazo de 2013.
Marijaia en el txupinazo de 2013.Fernando Domingo-Aldama

Los departamentos de Fiestas, Seguridad, Transporte, Espacio Público o Sanidad del Ayuntamiento de Bilbao se han reunido para garantizar un año más una Aste Nagusia "limpia, con tráfico ordenado, segura y sin agresiones", durante los días 16 al 24 de agosto. El Consistorio se prepara así para el gran reto del verano, con un despliegue de casi 400 agentes de policía, 23 líneas de Bilbobus afectadas y más de 260 operativos de limpieza, así como más de 126 inodoros individuales (con una frecuencia de 18.000 usos por hora) y 450 contenedores de basura instalados.

Más información
Una zarzuela, un musical y cinco títulos teatrales para Aste Nagusia
Loreto Errasti, de la comparsa animalista Piztiak, será ‘txupinera’
El cartel anima a todos a participar en las fiestas
Orozco, Leiva, Malú, y Doctor Deseo pondrán música a las fiestas
Los cinco últimos ganadores compiten en el concurso pirotécnico
Bilbao repite su esquema para las Corridas Generales

El director de Seguridad del Ayuntamiento de Bilbao, Andoni Oleagordia, ha puesto especial énfasis durante la presentación del operativo municipal el objetivo de cerrar todas las "lonjas" y comercios que se dedican a vender alcohol y comida sin permiso o fuera de horario. Ha pedido a la ciudadanía, asimismo, que deje de comprar en los puestos ambulantes que no tienen licencias, y cuya comida, como le confirmaba su homólogo de Sanidad, no se puede verificar. En 2013, hubo 24 decomisos. "Algunos intentan hacer el agosto", confirmaba, "pero cada debe tener cuidado de lo suyo también: hay que guardar las carteras en los bolsillos de delante y no dejarse engañar por la gente que quiere abrazar".

El comercio legal, por su parte, tendrá este año mayores facilidades para la apertura de terrazas, que se podrá prorrogar de manera gratuita del 24 de agosto al 7 de septiembre. Esta nueva opción ha supuesto un incremento en un 22% de las peticiones de terrazas, que superarán las 146.

El despliegue de seguridad, que cuenta también con policías de paisano, la embarcación de rescate acuático y una unidad canina, ya dejó buenas cifras el año pasado. Las denuncias con robos con violencia bajaron, de 2012 a 2013, en un 20%, de 253 a 124; y los hurtos de 830 a 755. En 2013 solo hubo, además, dos agresiones sexuales, frente a las cinco del año anterior.

La Aste Nagusia contará este año con un Centro Médico Avanzado en los bajos de la estación de Abando, para atender las emergencias sanitarias que ocurren cada noche. Allí habrá, durante las horas de mayor afluencia, tres ambulancias, técnicos sanitarios y médicos.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Lo que no cambia es la basura generada en fiestas. En 2013, se recogieron más de 546 toneladas de residuos. Este año, el Consistorio tratará de atajar particularmente las zonas de botellón. Para ello instalará 240 contenedores donde los jóvenes puedan dejar las botellas y vasos. El Ayuntamiento de Bilbao ha vuelto a pedir, un txupin limpio, tras el que el operativo de limpieza no tenga que limpiar los restos de harina, huevos y cava.

Como cada año, los cambios en el tráfico serán otro de los grandes dolores de cabeza de los ciudadanos, que podrán consultar todos los desvíos en la web especial del Ayuntamiento. Especialmente problemáticos serán los cortes durante el Desfile de la Ballena, el domingo 17 de agosto, la Hiri Krossa, el viernes 22, y la nueva Carrera de Goitiberas, la mañana del sábado 23, así como durante los fuegos artificiales, el gran evento que este año se ha convertido en la final de ganadores. Abogando por un Bilbao donde el coche se utilice poco, Bilbobus ampliará sus horarios nocturnos. Todo con el objetivo de pasar una Aste Nagusia "en paz y sin incidentes".

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS