Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Muere Toni Valentí, el ‘palmero de las gafas’ que acompañaba a Peret

El músico, de 75 años y hermano del Tío Paló, falleció a causa de un cáncer

Toni Valentí.
Toni Valentí.

Antonio Valentí Carbonell, más conocido como ‘el palmero de las gafas’ por su etapa como acompañante del cantante de rumbas Peret, murió en la madrugada del domingo a los 75 años, a causa de un cáncer.

Toni Valentí estaba vinculado al mundo de la rumba catalana desde los años sesenta y fue miembro de Patriarcas de la Rumba, un grupo ideado en el año 2005 por Antonio Sicus Carbonell, de Sabor de Gràcia, que reunió a veteranos rumberos, como Juan Calabuch Pubill, Tío Joanet; José Cortés Jiménez, Tío Pepe; Rafael Salazar, Tío Rafael; además del propio Toni y su hermano Ramón, más conocido como el Tio Paló.

Su carrera como músico empezó a finales de los años 50, cuando debutó en el teatro Apolo de Barcelona con el grupo Los 5 Diabólicos del Rock and Roll que, a pesar del nombre, era más rumbero que rockero.

Valentí nació en Palma de Mallorca en plena Guerra Civil. A los dos años su familia se trasladó a Barcelona, concretamente a la calle de la Cera, en el Raval, una de las cunas de la rumba catalana, junto con Gràcia y Hostafrancs y al que ‘el palmero de las gafas’ siempre permanecería vinculado.

Siendo niño conoció a Peret, al popular Chacho y a quienes acabarían por ser los primeros palmeros de la rumba. Antes de iniciar su carrera profesional, Peret y él trabajaron juntos vendiendo tejidos.

En 1965 grabó su primer disco que incluía el éxito Belén, Belén. En los años setenta, Valentí formó parte del trío que acompañó a Peret durante años. Fue palmero fijo y corista hasta comienzos de los ochenta, cuando Peret decidió abandonar la música profesional para dedicarse a la religión. Valentí también se retiró. Se convirtió en miembro de la Iglesia Evangélica de Filadelfia y abrió un bar en su barrio, que gestionaban un tío suyo y su hermano Tio Paló.

En los años noventa, con el regreso de Peret, el palmero volvió a su lado ocasionalmente, como en la clausura de los Juegos Olímpicos de Barcelona 92, donde atletas y público acabaron bailando Gitana hechicera. En 2005 se sumó a Patriarcas de la Rumba, con los que grabó dos discos.

Su oficio como palmero le llevó a grabar palmas para grabaciones de, entre otros, Antonio González, Lola Flores, Dolores Vargas. Con Joan Manuel Serrat grabó palmas en Caminito de la obra.