Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Muere un niño arrollado por un tren al cruzar las vías en Montgat

Buena parte de ciudadanos que van a la playa siguen cruzando por encima de las vías pese a la existencia de decenas de pasos subterráneos

Un niño de 11 años falleció en la tarde de este domingo atropellado por un tren que se dirigía a Blanes en la estación de Montgat, una estación que utilizan cada fin de semana miles de personas para ir a la playa, informaron los Mossos d’Esquadra. Hacia las cuatro de la tarde, un convoy que circulaba cerca de la estación de esta localidad del Maresme arrolló accidentalmente al menor, que cruzaba la vía acompañado de su madre pese a la existencia de un paso soterrado para acceder al andén de los trenes que se dirigen a Barcelona.

Hasta el lugar de los hechos se desplazó un helicóptero medicalizado, una ambulancia, dos dotaciones de los bomberos y cuatro de los Mossos. A consecuencia del suceso, la línea 1 de Cercanías se vio afectada a su paso por el Maresme, con retrasos de unos 15 minutos, y se circuló por vía única.

Pese a la existencia de decenas de pasos subterráneos y de las obras que se han realizado en numerosas estaciones donde hasta hace pocos años los viajeros cruzaban por las vías, los ciudadanos siguen cruzando por encima de las vías de forma masiva. Ocurre en las zonas de playa tanto de Barcelona hacia las costas del Maresme y Girona, como hacia el sur, dirección Garraf y Tarragona. No han surtido efecto ni la consternación fruto de la tragedia de Castelldefels de la verbena de hace cuatro años, cuando murieron 12 personas; ni el esfuerzo de la operadora Adif para dificultar con vallas el cruce por puntos no autorizados. El operador multa cada año a un millar de personas por cruzar por donde no toca.

Por otra parte, una persona murió ayer en el río Segre a su paso por Camarasa (Lleida), según informaron los bomberos de la Generalitat, que recibieron el aviso pasadas las cinco de la tarde. A la zona del Pont Trencat se desplazaron dos dotaciones de bomberos, dos ambulancias y dos patrullas de la policía autonómica. Pese a que un compañero de la víctima consiguió sacarle al exterior y un bañista le realizó las primeras maniobras de reanimación, la víctima falleció tras dos horas intentando reanimarla.